Curiosidades

Día de los enamorados en el poliamor: el “anti San Valentín”

Juan Pablo, Cecilia, Florencia y Sebastián forman un cuarteto poliamoroso que convive en una casa del conurbano bonaerense. Hablan sobre la falta de consentimiento en las relaciones sexuales dentro del matrimonio y muestran que hay amor más allá de la exclusividad sexual. El Día de San Valentín puede ser también una invitación a repensar los vínculos amorosos.

La historia del vínculo poliamoroso que forman Juan Pablo, Cecilia, Florencia y Sebastián, no se hizo en base a ningún manual, y se remonta a 13 años atrás, cuando ella y Juan Pablo comenzaron a salir. Estudiaban juntos en el mismo secundario católico, en Berazategui.

Sebastián era el mejor amigo de Juan Pablo y empezó a salir con Cecilia. Luego Juan Pablo comenzó a vincularse con Florencia y la relación poliamorosa fue tomando forma. Así se construyó este vínculo de relaciones en simultáneo que ya lleva varios años, donde el “para toda vida” no es un mandato, pero sí lo es la necesidad de que haya consenso y consentimiento para cualquier cosa que quieran hacer.

Cecilia no juzga a quienes eligen el camino de la monogamia, pero sí cuestiona la idea romántica del amor: imponer, doblegar, obligar a otro “por amor” a hacer algo que no desea. F/E

Hoy se celebra el “Día de los Enamorados” en honor a San Valentín, un sacerdote que casaba en secreto a soldados jóvenes -quienes tenían prohibido ese sacramento- durante los tiempos del Imperio Romano, en el siglo III. El matrimonio de soldados jóvenes estaba prohibido porque se consideraba que, al tener menos ataduras, los solteros sin familia serían mejores soldados.

“San Valentín era un tipo que casaba a los libertarios, un open minded” dice a Infobae Juan Pablo D´Orto, 34 años, programador web. Él vive con Cecilia, Sebastián y Florencia en una casa en Berazategui y forman un cuarteto poliamoroso: cada uno duerme en su habitación pero mantienen vínculos sexuales y afectivos entre todos, en losque el consentimiento es la regla.

“El amor romántico es un sistema de creencias y valores según el cual el amor es sufrimiento, implica sacrificar cosas, tolerar y aguantar”, dice Cecilia Figlioli, 34 años, licenciada en Ciencias Políticas y una de las dos mujeres que integran el cuarteto poliamoroso que comparte casa en Berazategui.

Cecilia no juzga a quienes eligen el camino de la monogamia, pero sí cuestiona la idea romántica del amor. Y lo hace con ejemplos cotidianos que se resumen en frases por todos conocidas: “Cuando te casás ya no es lo mismo”, “se llevan muy mal, pero hay que aguantar”, “ahora que sos mi novio todos los domingos vas a ir a comer a lo de mi mamá porque yo siempre fui a comer los domingos a lo de mi mamá y vos no me podés dejar sola. Es un compromiso marital”.

Explica que el amor romántico es eso: imponer, doblegar, obligar a otro “por amor” a hacer algo que no desea. “Lo criticable es que vos le quieras cagar la vida a otra persona solo porque es tu pareja”, sintetiza. Aunque hay parejas que “comprenden mejor el amor romántico y tienen relaciones monogámicas más sanas”.

Fuente: Infobae

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba