Editoriales Invitados

Día del recuerdo

Uno de los días en los que se hace más patente el amor y el agradecimiento, es el 2 de noviembre, dedicado al recuerdo de los seres queridos que han partido hacia lo ignoto.

En el gesto del hijo agradecido, o el de la anciana que recuerda al esposo o al hijo ido, esas flores y el cuidado del lugar donde descansan para siempre, son las señales evidentes del amor que se profesa por la crianza que nos dieron, por el cariño con que nos confortaron y por sus desvelos para con nosotros.

Hay amigos que recuerdan entrañablemente a ese compañero de batallas o de alegrías. En otros casos, es el familiar que acudió a tiempo para que el joven lleno de ilusión cumpliera las metas de su vida. En todos los casos, la expresión de recuerdo agradecido permanece a pesar del paso de los años.

En este día de los fieles difuntos, hagamos un alto para recordar a todos aquellos que ejercieron una influencia bienhechora en cada uno de nosotros y dediquemos, aunque sea un minuto de nuestro tiempo, a agradecer toda la bondad que existe en el mundo representada en tantos padres, madres, familiares y amigos ya idos.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba