ActualidadCuriosidades

Dieta delta: ¿en qué consiste?

La dieta delta cuenta con una influencia muy limitada, casi nula, sobre la modulación del pH del organismo. ¿De qué se trata y en qué puede ser positiva?

La dieta delta es un programa para la pérdida de peso y la mejora de la salud que parte de la necesidad de equilibrar el pH del organismo. Te vamos a contar en qué consiste con detalle, así como el método para su confección. No obstante, te adelantamos que no cuenta con el apoyo de las evidencias científicas…

Lo primero que hemos de tener claro es que una buena dieta se basa en la predominancia de los alimentos frescos frente a los productos ultraprocesados industriales. Esto casi nadie lo pone en duda. A partir de aquí, existen diferentes formas de confeccionar un plan de alimentación que consiga el éxito en cuanto a adherencia, pérdida de peso y mejora de la salud.

La dieta delta, un mecanismo que promete variar el pH

Según hemos enunciado anteriormente, la dieta delta pretende lograr una mayor alcalinidad en el organismo a través de la promoción de los alimentos que considera con pH básico.

Sin embargo, de acuerdo con un estudio publicado en Journal of Renal Nutrition, del mantenimiento de la homeostasis ácido básica se encargan los riñones de forma muy eficiente. No existen evidencias de que la alimentación puede impactar de forma significativa en este proceso, al menos en lo que pH sanguíneo se refiere.

A pesar de ello, sí que es cierto que se puede experimentar una variación en la acidez de la orina ejerciendo cambios dietéticos significativos, aunque los efectos sobre la salud general de este efecto no están claros.

Por lo tanto, la dieta delta parte de una premisa errada. Esto no significa, de todos modos, que no sea ventajosa para la salud, aunque su beneficio reside en la combinación de alimentos que plantea.

Los alimentos frescos deben ser la base de la dieta en caso de metabolismo lento.

Priorizar el consumo de alimentos frescos

Uno de los pilares de la dieta delta es la necesidad de enfatizar el consumo de alimentos frescos frente al de ultraprocesados, algo totalmente beneficioso para la salud. De este modo, se consigue reducir el aporte de azúcares simples y de grasas trans, elementos capaces de impactar negativamente sobre el funcionamiento del metabolismo y sobre la salud, según una investigación publicada en la revista Pediatric Obesity.

Mediante la ingesta de alimentos frescos, se asegura un aporte importante de vitaminas, minerales y fitonutrientes. Todos estos son necesarios para que la fisiología del cuerpo humano se desarrolle correctamente, sin alteraciones.

Así, una de las principales pautas de la dieta delta es evitar los dulces, la comida rápida y los carbohidratos de alto índice glucémico, como las harinas refinadas y las comidas preparadas de carácter industrial.

Cocción de los alimentos a baja temperatura

Otro de los aspectos positivos de la dieta delta es su postura frente a los métodos de cocción. La dieta delta apuesta siempre por los tratamientos térmicos a baja temperatura, para así evitar la formación de ácidos grasos de tipo trans y de compuestos tóxicos como la acrilamida.

Según una investigación publicada en la revista European Journal of Epidemiology, la ingesta regular de acrilamida podría estar vinculada con un incremento del riesgo de desarrollar cáncer de ovario en mujeres genéticamente predispuestas.

Asimismo, este método de alimentación también defiende la necesidad de limitar el consumo de aditivos alimentarios. Muchos de ellos no han demostrado salubridad a medio y a largo plazo, por lo que lo más adecuado es la prudencia al respecto.

Los vegetales hervidos pueden formar parte de una dieta blanda.

La dieta delta puede presentar un déficit de proteínas

A pesar de las ventajas comentadas, hay que destacar que la dieta delta es susceptible a presentar un déficit de proteínas. Esto sucede porque considera la mayor parte de los alimentos de origen animal como ácidos, de modo que sugiere limitar su consumo. Como resultado, podrían ponerse en riesgo la función y la masa muscular a medio plazo.

Asimismo, se pueden experimentar déficits de vitamina B12 y de hierro si la ingesta de carnes no es la adecuada. Esto puede generar problemas de salud como la anemia.

La dieta delta, un concepto erróneo con un resultado mejorable

Como has podido comprobar, la dieta delta parte de un concepto erróneo, ya que no se puede alterar de forma significativa el pH del organismo humano.

Sin embargo, esto no quita que su planteamiento tenga cosas positivas, aunque presenta el riesgo de no satisfacer las necesidades proteicas y de ciertos micronutrientes. Por ello, en caso de llevarla a cabo, ha de estar planteada por un profesional.

Fuente: https://mejorconsalud.as.com/fitness/dieta/mantener-peso/dieta-delta/

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba