Columnas

DN: Ciudad de las luces

Por: Carlos Salcedo

Hoy somos testigos de una transformación demográfica y económica sin precedentes en las principales ciudades del país, siendo el Distrito Nacional la pantalla de la marcha de la economía. La movilización del campo a la ciudad sigue siendo una tendencia.

Personas cargadas de esperanza y buscando oportunidades dejan el campo o el país para trabajar y emprender en otras ciudades.

La capital dominicana tiene para muchos los elementos fundamentales para que una ciudad sea ideal para vivir y desarrollarse. Sus habitantes poseen libertad para emprender y trabajar, oferta de viviendas, centros de educación y salud, además de servicios básicos, como agua, electricidad, saneamiento y transporte, a menudo ausentes en las zonas rurales.

Una gran cantidad de personas emprendedoras de clase media y alta, educada, trabajadora y dispuesta a invertir en su gente, comercio amplio y un sistema bancario que sigue fortaleciéndose.

Además de la belleza de los centros históricos de la capital, como la Zona Colonial y la creciente ola de propuestas artísticas, gastronómicas, culturales, de innovación y desarrollo científico en los diversos centros e instituciones creados para esos fines, impulsados desde el sector privado y por el Estado.

Las ciudades son economías focalizadas. La proximidad de las personas entre sí aumenta la facilidad de movimiento de bienes, servicios, personas e ideas. Las ciudades eliminan los espacios físicos entre las personas y las empresas, creándose conexiones más eficientes entre sus habitantes.

Por esto las áreas urbanas tienen ventajas comerciales que hacen que sus habitantes tengan mayores oportunidades para prosperar, educarse y adquirir habilidades que aumenten sus ingresos personales y el bienestar de sus familias.

Las ciudades atraen a empresarios, generadores de éxitos locales y vitalidad a la economía. Los empresarios urbanos exitosos generan muchas riquezas y prosperidad que llegan a más gente.

La calidad del aire, la contaminación del agua y los espacios verdes son tres preocupaciones que aumentan o disminuyen la calidad de vida de quienes vivimos en ciudades.

Para que las ciudades sean agradables y productivas, es importante el apoyo de sus habitantes y la aplicación de políticas públicas correctas desde los gobiernos municipales y el gobierno central que busquen el bienestar común. El reto urbano es grande. ¡Qué grande es para el campo!

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias