Diáspora

Dominicana mató hijo autista en Miami enfrentará pena de muerte

NUEVA YORK ( Miguel Cruz Tejada ).- La madre dominicana Patricia Ripley, quien admitió haber ahogado a su hijo autista, Alejandro Ripley, de 9 años de edad en un canal de agua, cerca de un campo de golf en Miami, enfrenta la pena de muerte, según la ley capital vigente en estado de Florida.

La fiscal actuante adelantó que se realizaría una autopsia al niño para determinar si tenía otras lesiones o alguna sustancia tóxica en su sistema.

Aunque el abogado de la dominicana homicida, Nelson Rodríguez Varela, alegó que ella es una excelente madre y que el peso de dedicarse al cuido del niño autista que no hablaba, la abrumó llevándola a cometer el crimen. La ley de Florida sobre la pena capital, no contempla esa situación como circunstancia atenuante sino agravante.

El documento dice que ella se retractó de su historia y admitió que condujo a otro sitio y llevó al niño a un canal diferente diciendo que «él va a estar en un lugar mejor». El crimen fue especialmente atroz, atroz o cruel, se cometió de manera fría, calculada y premeditada sin ningún pretexto de justificación moral o legal. Como establece la ley en Florida, a la señora Ripley le aplican varias categorías que justifican su ejecución en la silla eléctrica, cámara de gas o inyección letal, según el método escogido por las autoridades judiciales.

En el mejor de los casos, y si se demuestra que ella estaba sufriendo perturbaciones mentales al momento de matar a su hijo, sería sentenciada a cadena perpetua por homicidio en primer grado (voluntario) y otros delitos relacionados, pero es probable que el juez descarta ese argumento, basándose en que ella admitió el asesinato en pleno dominio de su capacidad mental.

Por Dary Terrero

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos