Nacionales

El ácido discurso de toma posesión de Antonio Guzmán en presencia del saliente Joaquín Balaguer

Guzmán acusó a Balaguer de utilizar “de manera inescrupulosa todos los recursos del Estado en su afán” de reelegirse Sostuvo que en los 12 años del PRSC hubo “una crisis moral y administrativa que generó una enorme corrupción”

Después de un tenso proceso electoral el 16 de mayo de 1978 que sumió al país en una incertidumbre por casi dos meses, finalmente el candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Antonio Guzmán, tomó posesión el 16 de agosto de ese año en la Asamblea Nacional a la que asistió el presidente hasta ese momento, doctor Joaquín Balaguer, quien escuchó de manera estoica las acusaciones que le hizo su sucesor.

“Yo espero que Dios me ayude a contribuir para que en el futuro las consultas electorales constituyan acontecimientos normales en la vida de la nación sin alterar en lo más mínimos las actividades de la vida nacional”, dijo Guzmán durante su discurso.

Se refería a las acusaciones de fraudes que le hizo el gobierno saliente al PRD para empañar su triunfo como “pretexto” para la “inconstitucional decisión” de la Junta Central Electoral de asignar votos no emitidos al PRSC y despojar de cuatro senadurías al partido blanco a fin de que la organización liderada por Balaguer obtuviera mayoría en el Congreso Nacional.

Marisol Aquino

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba