Columnas

El Constitucionalismo Dominicano

Por: Iván González Cuevas

En la República Dominicana es admitido que el Estado Constitucional de Derecho, tiene como soporte a los Estados Legal, Social y Democrático de Derecho, consagrados en los artículos 4, 6, 7,184,185 y 188 de la carta magna, proclamada el 26 de de enero del año 2010, siempre y cuando en el ordenamiento jurídico exista una separación rígida de los poderes del Estado, una delimitada de atribución de dichos poderes, consideración de norma suprema a la constitución, la creación del estado como Estado Social y Democrático de Derecho, y la existencia de control de constitucionalidad de las leyes lato sensu, respeto de la norma jurídica suprema y de las acciones y omisiones de los poderes públicos, que demanda una “constitucionalización efectiva de los procesos” puesto que esto implica el arraigo del sentimiento constitucional en operadores del sistema judicial a los fines de que la administración de justicia este dirigida a la tutela adecuada y oportuna de los derechos y esta constitucionalización se extraé del neoconstitucionalismo, como teoría moderna del constitucionalismo.

El Neoconstitucionalismo, o como se le ha llamado “El nuevo constitucionalismo”, Justicia Constitucional Contemporánea, Constitucionalismo Moderno, Constitucionalismo a Secas, Pos positivismo, El Derecho Fuerte (Jus Cojen); es un proceso histórico, jurídico, legal, político, que hace surgir la norma ut supra del Estado, como son las fuentes natural y por excelencia de la constitución de un Estado determinado, involucrado la constitucionalización de los procesos.

El Neoconstitucionalismo, tiene su origen después de la segunda guerra mundial y prolongada hasta la actualidad, ¿en el día de hoy 2018?, cobra gran espacio en el escenario internacional, potencializado por los aprestos globalizantes no solo en el plano económico, financiero y político sino también en el jurídico acuñando el término “DERECHO GLOBAL”.

Con este “Nuevo Constitucionalismo”, no se pretende dar por hecho que con la constitucionalizacion del ordenamiento jurídico se ha resuelto el conflicto Estado-Individuo, sino logar la efectividad y practicidad de la protección de los derechos fundamentales y poner claramente los límites del poder estatal donde se acarrea una conciencia constitucional que abarca un efectivo debido proceso, nuevos paradigmas de acciones constitucionales, como Habeas Corpus, Habeas Data y Amparo.

El autor es  Abogado.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba