Editoriales Invitados

El control de las penas

Ayer domingo vimos que la Armada apresó el viernes en la noche a un hombre que en 2014 había sido declarado responsable por la muerte de 57 personas al zozobrar una embarcación que capitaneaba, en la cual se proponían llegar a Puerto Rico.

El hombre, identificado como Rey David Cepeda Calcaño, fue detenido cuando preparaba otro viaje ilegal en Las Cañitas, en Sabana de la Mar, según publicó El Nacional.

La pregunta es cómo un hombre condenado por tan grave hecho en 2014 está libre, organizando otro viaje ilegal. Fue sentenciado a 15 años de prisión por un tribunal de Nagua por su responsabilidad en la organización de un viaje que zozobró el 5 de febrero de 2012.

Ese hecho pone de relieve un serio problema relacionado con la ejecución de la pena en las cárceles dominicanas, y especialmente, el seguimiento y control de individuos que alcanzan la libertad mediante el Procedimiento Penal Abreviado previsto en los artículos 363 y 368 del Código Procesal Penal. O mediante medidas de coerción que no siempre se cumplen debidamente.

Un hombre con esa pena impuesta, ¿cómo logró la libertad; cuáles son los mecanismos de que se valen los delincuentes para salir de las prisiones?

Este no es el único caso de individuos que siendo condenados, que se supone encerrados en una cárcel, reaparecen reincidiendo en los mismos tipos penales o cometiendo otros mucho más graves.

Los más escandalosos son los casos de quienes saltan de las prisiones y luego aparecen por ahí. Pero hay decenas de individuos que recurren a los procedimientos penales abreviados, mediante los cuales pactan su libertad con el Ministerio Público y el aval de los jueces, dentro de los términos del Código Procesal Penal sobre los cuales jamás se logra tener control, hasta que cometen el próximo delito.

Ese es un problema que no le importa a nadie y que no está en la agenda del Poder Judicial, pero que tiene una grave incidencia en la criminalidad.

Ahora bien, en el caso particular de un condenado por un crimen grave, ¿mediante qué recurso sale de la cárcel sin que no esté de por medio la vergonzante corrupción?

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos