Editoriales Invitados

El crecimiento del país

De un tiempo a esta parte tenemos un país con un ponderado índice de crecimiento económico. Las autoridades del Banco Central ofrecen datos incontrovertibles de que vamos en un constante y promisorio crecimiento. Al menos, desde su óptica.

En ese mismo camino de crecimiento debemos ver otros aspectos, no tan halagüeños. Ya que también crece la inflación, crece la inseguridad ciudadana, crece el precio de los combustibles, crece el déficit energético, crece el déficit de los servicios básicos, crece el caos en el tráfico, crece la pérdida del espacio público, crece la falta de médicos especialistas en hospitales públicos; y sobre todo del interior del país.

Crece la pérdida del poder adquisitivo del peso. Crece, también, el ejército de jóvenes profesionales que sueñan con un primer empleo.

Las universidades y escuelas de estudios superiores se convierten, cada día, en fábricas de profesionales sin destino cierto.

Y a falta de esa gran aspiración de un primer empleo, con sueldo y garantías de seguridad social dignas, crece el mercado informal. Sobre este particular también los ejecutivos del Banco Central ofrecen estadísticas.

Las autoridades del país necesitan, urgentemente, poner los ojos en este pliego de todo lo que crece de forma ascendente e irracional y que lesiona la economía y la calidad de vida de los dominicanos.

No podemos creer ciegamente en un crecimiento económico con tantos factores deficitarios que desdicen las bondades del Banco Central en torno a nuestra economía.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba