Economía

El DN enfrenta dificultades para ofrecer servicios básicos

En el Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito Nacional se advierte sobre las debilidades de esta demarcación para gestionar servicios básicos como agua potable, energía eléctrica y disposición final de los residuos sólidos, por lo que depende de otras demarcaciones para obtenerlos.

En el diagnóstico del Plan revela la pérdida del 24% de los espacios verdes o naturales entre el 2000 y 2015 y señala que el Distrito Nacional concentra actividades que superan la escala local, teniendo incidencia en el ámbito nacional, regional y metropolitano.

En el Distrito Nacional el litoral costero marino y los ríos Ozama e Isabela funcionan como límites territoriales, mientras las tres terrazas geológicas, de unos 25 metros lineales cada uno, la estructuran.

Explica que esas estructuración hace el territorio aún más vulnerable a inundaciones en las márgenes de los ríos citados, mientras que por otro lado lo protege frente a la posibilidad de tsunamis causados por alguna actividad.

Crecimiento. Señala que las estadísticas de población registradas en los últimos censos y las proyecciones hacia el 2040 indican la magnitud del crecimiento poblacional, incrementando la población en el Distrito Nacional hasta en un 33.4% en un período de 30 años. Los porcentajes indican que el crecimiento de la población residente en el contexto será mayor en un 38% que lo proyectado para la capital, que es equivalente a un 20.6%.

PIB y desigualdad. Indica que alrededor del 50% del Producto Interno Bruto (PIB) del país se produce en el área de Santo Domingo, por lo que se considera uno de los territorios de mayor importancia productiva del país.

De igual manera, dos de cada tres empresas a nivel nacional tienen su sede principal en el Distrito Nacional. Sin embargo, el repunte de la economía desde 2010 no se traduce en un desarrollo urbano equilibrado, lo cual va en detrimento de la calidad de vida de un gran porcentaje de sus habitantes.

La división. Indica que la división política administrativa del año 2001 no solo acentuó su centralidad, sino que perdió infraestructuras de servicios como puertos, aeropuertos y disposición final de los residuos sólidos, que quedaron fuera de su jurisdicción, sin contemplar la dimensión.

Expone que la centralidad y concentración de actividades productivas en el Distrito Nacional contribuirá al incremento proyectado de la población y al desplazamiento de personas residentes en el contexto.

Sin espacios. Junto a la situación descrita, señala que se presenta la ausencia de suelo disponible para urbanizar y albergar el incremento de esa población proyectada. Considera que se requiere impulsar una serie de políticas para hacer eficiente el proceso de uso y ocupación de suelo.

Estima que esto permitirá compensar las necesidades de infraestructuras de servicios que no pueden ser localizados a lo interior del territorio y mejorar los niveles de habitabilidad básica de los ciudadanos, enfrentando así la amenaza ante una eventual reducción de la población formal y de un aumento de la población flotante y de la informal, que se localiza en las zonas de riesgo, generalmente carentes de titularidad.

Por: Juan María Ram­írez/  Hoy

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba