Economía

El ministro de Economía prevé que reformas solucionen problemas de clase baja

«Estamos obligados a enfrentar, con optimismo y con determinación, los desafíos de las reformas estructurales pendientes, para lograr un Estado más capaz, una economía más productiva y una sociedad más inclusiva», fueron las palabras de conclusión del ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Pável Isa Contreras, al ofrecer una conferencia a ejecutivos del sector privado.

A pesar de que todavía no hay una fecha para que las autoridades aborden, junto a la clase política y social, los temas pendientes a reformar en el Consejo Económico y Social (CES), el titular de Economía considera que las condiciones están dadas y que hay mucho trabajo por hacer para solventar deudas pendientes en diversos sectores e impulsar la meta de un 5 % de crecimiento económico, este año.

El ministro disertó sobre el tema «República Dominicana: Perspectivas económicas y reformas estructurales», en un conversatorio organizado por la Unión Nacional de Empresarios (UNE), donde citó las reformas fiscales, de la seguridad social y del sector agua, así como la transformación en el sector eléctrico.

Durante la presentación, señaló las metas macroeconómicas del Estado y citó en primer lugar la moderación del déficit fiscal. Al respecto, señaló la reducción de la demanda de financiamiento, la reducción en el ritmo de crecimiento del stock de deuda, el mejoramiento de la calificación crediticia, la reducción del pago de intereses y una mayor disponibilidad de recursos para gastos e inversiones para el desarrollo.

En segundo lugar, se refirió a fortalecer la capitalización del Banco Central, lo que contribuye a reducir el costo del dinero. En ese renglón, precisó que se espera que la depreciación del peso respecto al dólar alcance un 7 % a finales de año, luego de bordear el 2 %, en 2023.

«Se debe hablar de reformas de forma amplia, no solo la fiscal, sino también la de seguridad social y la administración pública del Estado, el sector eléctrico y el agua. «

Al hablar sobre el sector eléctrico, reconoció que la distribución de la energía se ha convertido en el «talón de Aquiles», no solo de esta administración, sino también de la pasada, producto de una serie de mejoras que requiere la red.

En su opinión, es necesario que se sigan canalizando recursos para diversificar la matriz, pero, sobre todo, para transformar el sistema y que menos usuarios puedan hurtar el servicio. Confió en que se pueda lograr mantener un suministro de calidad.

«Se debe hablar de reformas de forma amplia, no solo la fiscal, sino también la de la seguridad social y la administración pública del Estado, el sector eléctrico y el sector agua. En cuanto a la fiscal, se trata de poner al Estado en condiciones de atender las necesidades que la población demande y lo que requiere para el desarrollo, la transformación productiva y la generación de empleos de mayor calidad», precisó.

De su lado, el presidente de la UNE, Leonel Castellanos, sostuvo que, si bien la economía mantiene un crecimiento permanente desde hace casi tres décadas, a la situación del déficit fiscal acumulado y una deuda externa de casi el 25 % de los ingresos públicos, se suma el «agujero del sector eléctrico», que asciende a 86,000 millones de pesos, y representa el 7.7 % de los ingresos y el 1.16 % del producto interno bruto (PIB). Agregó  el  déficit del 37.3 %, junto a una «alta tasa de informalidad» y la evasión fiscal del 60 %, lo que -sostuvo- obliga al país a emprender un proceso de reformas estructurales en el orden económico y social.

«De cara a este panorama, hay que acometer un paquete de reformas que no solo considere el tema de los ingresos, sino una estructura de acciones que promueva equilibrar las finanzas públicas, impulse la iniciativa privada y atraiga mayor inversión foránea», planteó.

Fuente: Panorama

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba