Columnas

El PLD a través del espejo, no igual que Alicia

Por: Rafael Robles Castillo

El Partido de la Liberación Dominicana, quedará suspendido en un sueño aletargado en el que le costará mucho despertar.

Suerte que Alicia, la niña del cuento del escritor Lewis Carrot, observó con pericia a través del espejo, todo el infortunio que le esperaba en aquel país de las maravillas, logrando despertar a tiempo. Ese espejo, develó el misterio inconsciente que le aguardaba a Alicia al caer a través de un agujero sin tiempo, sus incontables personajes le acompañaron en su viaje hacia el despertar y esa simbología marcaba el inicio de todo fin.

En el PLD, dejaron escapar la simbología y poco a poco iban sepultando con sus disputas y arideces el lugar por donde podían salir para ver la luz, olvidaron que la suma de todos por insignificante que pareciera le eran importantes para continuar en el poder.

En el cuento de Alicia, las incertidumbre más inquietantes eran resueltas ante las respuestas menos esperadas, y hasta alocadas superando cada escollo. Uno de sus personajes, un conejo despistado, que nunca sabe cuál camino debe seguir, pregunta a su interlocutor por el camino correcto, este le pregunta a su vez que adónde quiere llegar, y cuando contesta que no sabe, le dice entonces que siga cualquier camino, porque cualquiera será el correcto.

En las ciencias políticas, no ha de olvidarse que cualquiera no da lo mismo, y  en el PLD la elección de cualquier candidato para ripostar la impronta de Leonel Fernández al marcharse del partido no era la respuesta, se tenían que tomar las decisiones fríamente, y no apasionadas como se pueden notar, y menos subestimar el signo de Fernández 3 veces Presidente de la República Dominicana, Presidente de esa organización política, un activo de 43 años de militancia y compañero de boleta del Prof. Juan Bosch.

El PLD ha quedado relegado en una anomia y los descalificativos hechos a los miembros que renunciaron eran de no hacían falta, viendo las últimas actividades proselitistas del candidato oficialista, observamos la soledad abismal que se aproxima y como sus cuadros se repliegan ante una embestida del partido opositor PRM, surgen dudas e inquietudes en las bases y la otrora brazo fuerte llamada OTAN, esta elección desacertada les arrastrará a todos, solo queda el emplearse a fondo y apoyarse en el fracturado esquema presidencial que va empujando una carreta vacía, carente de contenidos dialéctico-políticos  y falta total de expectativas ilusorias, único motor en la historia de los hombres públicos, como  dice Gustave Le Bon en Psicología de la masas.

Al PLD le queda poco tiempo para despertar, y no echar por la borda 43 años de historia luego de su formación como organización política. Desconocemos cuántos personajes acompañarán hasta el final la aventura electiva del candidato oficialista, y si sus asesores al igual que pasaba con la joven Alicia le comentarán sus desaciertos. Sí no despierta el comité político, mucho me temo que le agarrará la madrugada y una donde los rayos del sol le dejarán de lado y nubes grises le arrebatarán la paz.

El porqué de las razones de la división del PLD aún se ignoran, se evidencia retaliación, envidias, odios, cuestión de ego en no aceptar que otros pueden ser presidenciables, caprichos en no dejarse torcer el brazo, insisto, sentimientos que envilecen el alma humana, ignoramos estas obcecadas conductas y comportamientos erráticos en sus líderes, lo que sí podemos ver es que ciento de miles de seguidores y simpatizantes del Partido morado quedarán fuera del tren gubernamental y con ellos sus familiares, estos si seguirán la ruta dentro del laberinto, un laberinto agreste, obscuro, hostil, lleno de cardos y espinos, de trampas e incertidumbre uno lleno de recodos insondables, un laberinto del que se sale por arriba al igual que en el cuento de Alicia en el país de las maravillas, y el cual han estado cavando por un período de 20 años.

El Autor es Escritor y Psicólogo Clínico.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos