Economía

El presidente de AES Dominicana convirtió un traspié en su impulso decisivo como profesional

Barrera. Se le negó la licitación para la transformación regulatoria del sector eléctrico por joven. Un hito. Llegó a ser el primer dominicano que preside una filial de la corporación AES.

Lo que para muchos jóvenes profesionales pudo haber sido motivo de frustración, para Edwin de los Santos representó el impulso que lo llevó a convertirse en presidente de AES Dominicana, empresa de capital norteamericano que tiene la hegemonía del gas natural en el país, además de ser una de las principales generadoras de electricidad.

Cuando en el primer gobierno de Leonel Fernández (1996-2000) se empezó a considerar la posibilidad de privatizar la entonces Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, se abrió una licitación para contratar los servicios de soporte legal. Un equipo contemporáneo de abogados participó, presentando una robusta propuesta que impresionó a los involucrados en el sector.

De los Santos y sus otros compañeros fueron citados por el entonces administrador de la CDE, Temístocles Montás, quien con tono afable les comunicó que su trabajo había sido formidable, que impresionó a los encargados de la licitación. Incluso les dijo que tenía la condición para haber ganado el concurso, pero que debido a la juventud del equipo y su falta de experiencia no se les podía encomendar una responsabilidad de tal magnitud.

“Me rompió el alma cuando nos llamaron de la CDE y nos dijeron que habíamos ganado con nuestra propuesta de regulación y liberalización del sector eléctrico, pero que éramos muy jóvenes”, explicó.

Señaló que fue tan buena la impresión que dejó su propuesta que luego fueron recomendados a una firma salvadoreña que tenía unos clientes interesados en invertir en República Dominicana.

Esa empresa participó del proceso de capitalización y terminó siendo lo que hoy conocemos como EGE-Itabo, que fue su entrada formal al sector eléctrico.

Pero en la mente de este aun joven abogado no estaba quedarse en el sector eléctrico, porque sentía una fascinación por las negociaciones comerciales internacionales.

Se le presentó la oportunidad de trabajar en la Cancillería dominicana en las negociaciones del desaparecido Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), del que fue coordinador nacional de negociaciones.

No pensar como abogado

Entonces le tocó trabajar de manera intensa en las negociaciones del DR-CAFTA.

Señala que ese fue un gran reto para él, porque en ese proceso quería dejar de pensar como abogado.
“En medio de eso, la periodista Carmen Carvajal me exhortó a que escribiera de negociaciones comerciales, y entonces me empezaron a decir economista, y me di cuenta que ya no pensaba solo como abogado”, recuerda Edwin de los Santos.

Sin embargo, tiempo después en AES le hicieron lo que él calificó como “una oferta que no podía rechazar” para que entrara como director legal.

“Tuve muy buenos jefes que creían en trabajar en equipo. Eso me permitió conocer las diferentes áreas de la empresa, y por eso fui conociendo el negocio eléctrico de manera más integral”, manifestó.

La tragedia

Su crecimiento como ejecutivo dentro del grupo AES hizo que en 2013 lo empezaran a considerar para una posición mayor en la filial de AES en México.

En medio de esos preparativos, en 2014, el entonces presidente de AES Dominicana, Marco Herrera, falleció de un fulminante infarto mientras corría en el Mirador Sur.

Entonces se produjo un cambio de planes y sus superiores le instruyeron a que asumiera como presidente interino de AES Dominicana, hasta que finalmente terminó como presidente nominal de la empresa.

Indicó que su caso es solo una de las muestras de confianza de la transnacional en el talento dominicano.
Destacó que la mayoría del equipo gerencial de esa empresa es dominicano, cuando en otras corporaciones lo usual es que traigan muchos extranjeros.

Incluso, ya algunas funciones regionales son ejercidas por dominicanos.

Cuenta que, por ejemplo, en el proyecto de construcción de la terminal de gas natural construida por AES en Panamá se utilizaron muchos dominicanos en trabajos de alto nivel.

Indicó que esa apertura al personal ejecutivo local fue un paso previo a darle cabida también al capital dominicano.

Se refiere al ingreso como accionistas del Grupo Estrella y el Grupo Linda, de los empresarios santiagueros Manuel Estrella y Félix García.

“Es algo que nos ha dado buenos resultados, porque nos da una presencia local, nos ayuda a hacer mejor desarrollo y pluraliza la inversión”, puntualizó.

Otro ejemplo

Luego de las remembranzas, De los Santos se coloca en su rol de presidente de la empresa y líder de equipo, para citar su orgullo por los logros que dentro de la corporación han alcanzado otros dominicanos.

Puso como ejemplo a Frady Obando Prestol, un ingeniero eléctrico que ha tenido la oportunidad de convertirse en una especie de especialista de gas natural y de carbón para generar electricidad.

“Se te permiten oportunidades de conocer una empresa tan diversa. Yo compré carbón para Itabo, manejé la venta de electricidad en una oportunidad, vendí hasta cenizas a Cemex. Soy un ejemplo de que la empresa da oportunidades”, manifestó.

El dominicano Obando Prestol ahora está al frente de la estructura regional, que manera que dirige la comercialización del gas natural en Panamá y República Dominicana, de manera conjunta.

Una expansión del gas natural

Expansión La Corporación AES estuvo de fiesta este fin de semana, con la apertura de lo que será su ‘hub’ para Centroamerica, con la inauguración de una terminal de gas natural en la ciudad de Colón, en Panamá. La instalación tiene capacidad para almacenar 180 metros cúbicos de gas natural.

En la inauguración de la terminal que suministrará gas natural a Centroamérica se reunieron los principales ejecutivos de la empresa, encabezados por su presidente Andrés Gluski.

También asistió el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, y el subsecretario de Estado hemisférico, Michael Kozak.

Fuente: El Día 

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba