Economía

El reto de mantener la economía dinámica en un ambiente convulso

El Gobierno de Abinader está llamado a seguir luchando contra la inflación y a mantener una exitosa política fiscal

Si algo está claro en el horizonte es que la gestión de Luis Abinader tiene el reto en los dos años que constitucionalmente le restan, de consolidar la recuperación económica, de seguir luchando contra la inflación y mantener a la de República Dominicana con la economía más dinámica de Latinoamérica.

La actual gestión está llamada, además, a cumplir y dar salida a una serie de compromisos que ha asumido en la mitad transcurrida del mandato, y deberá hacerlo a contra nado, si se toma en cuenta que el convulso panorama que se vive a nivel mundial no le favorece.

El gobierno se instaló en medio de la pandemia de covid-19, con lo que eso implica (problemas de logística a nivel mundial, carestía y escasez de materias primas y petróleo caro, entre otras complicaciones) y cuando recién comenzaba a “aliviarse” de la crisis sanitaria llegó la otra crisis (la del conflicto entre Rusia y Ucrania). Las autoridades monetarias han implementado un conjunto de medidas, primero de incentivos, y posteriormente, cuando estas llenaron su cometido, se han dado otras más restrictivas como el aumento de la tasa de interés de política monetaria, en procura de frenar un poco el consumo, y de paso la inflación. Una inflación que va cediendo.

Se ubicó en 9.43 % en julio; lo que equivale a 0.21 puntos porcentuales por debajo de la tasa máxima del año, que alcanzó 9.64 % en abril.

La inflación en EE.UU. alcanzó un nuevo máximo en junio, de 9.1% anual, elemento que pudiera llegar a reflejarse en lo adelante en las remesas que envían los dominicanos a sus familiares. Cuanto más tienen que “encogerse” los que envían dinero, por la carestía, menos posibilidad tienen de apoyar a quienes viven en suelo dominicano.

Para 2022 se planificaron más de 23 nuevos proyectos de infraestructura turística, pero en general le sigue quedando pendiente al gobierno avanzar y dejar en firme el Proyecto de Desarrollo Turístico de Pedernales, que es una de las apuestas más importantes de esta gestión. En definitiva se ha previsto hacerlo en cuatro fases, durante un período promedio total de 10 años, con una inversión estimada de 2,245 millones de dólares. En esos diez años están incluidos los dos que restan de período de Abinader
Otro reto del actual gobierno es mantener una exitosa conducción de la política fiscal, tal como la que permitió que el pasado año las calificadoras Standard & Poor’s y Fitch Ratings mejoraran de negativa a estable la perspectiva del país, convirtiéndolo en el único emisor soberano de la región en recibir una revisión al alza en sus perspectivas en 2021.

En febrero de este año, por ejemplo, el Ministerio de Hacienda colocó oportunamente bonos soberanos por un monto total de US$2,300 millones. Conjuntamente con esa emisión, se realizó una transacción de manejo de pasivos por US$1,100 millones, que permitió reducir el costo de la deuda en más de 3 puntos básicos.

En un período de menos de cuatro años, el país está llamado a tener instalados 2,000 nuevos megavatios de potencia de electricidad, sin que el Gobierno haya tenido que invertir o endeudarse con un solo peso para la construcción de esas plantas.

Todos los costos y préstamos los asumirán las empresas y consorcios privados que resulten ganadores de las licitaciones, mientras que el Estado dominicano, a través de las empresas distribuidoras les comprará la energía y potencia mediante contratos competitivos de largo plazo. El jefe de Estado se ha comprometido a dotar al sistema de capacidad suficiente para satisfacer la demanda, mantener gran reserva y sin invertir un peso del tesoro nacional.

República Dominicana no es un país particularmente endeudado, pero en todo caso, hay que preocuparse porque se está destinando entre el 20 y el 23 % de los ingresos tributarios a pagar intereses de la deuda pública. A marzo pasado el saldo de la deuda externa e interna del sector público no financiero era de US$50,503.6 millones, equivalente al 47.1 % del Producto Interno Bruto. Las autoridades están llamadas a manejarse con prudencia en los próximos dos años, manteniendo el déficit en un nivel razonable.

Pedernales cuenta con un plan máster.

Lo ideal sería manterla entre 45 y 50 por ciento

El ministro de Economía, Pavel Isa, ha dicho que el gobierno aspira mantener el nivel de deuda en un rango de 45 y 50 % de PIB. En lo que respecta al transporte, elemento importante dentro de una economía, en este caso para el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, el actual gobierno tiene el reto y compromiso de potenciar otros medios como el metro o teleférico, como maneras rápidas y sostenibles de moverse por las ciudades.De los dos proyectos de teleféricos en construcción, el de Los Alcarrizos terminaría a finales de este año y el de Santiago a finales de 2023, según se ha prometido. La línea 1 del metro está en proceso de construcción y expansión para duplicar su capacidad de transporte de pasajeros y se ha prometido tenerla lista para mediados de 2023.

Fuente: EL Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias