Salud

El tema del aborto puso en “jaque” a médicos del hospital Ney Arias Lora

Los neurocirujanos practicaron una cirugía de alto riesgo a una embarazada, para salvarla y al bebé que espera

El tema ético y legal del aborto se puso a prueba una vez más para los médicos y en esta ocasión los del departamento de neurocirugía del hospital Ney Arias Lora, que tuvieron que arriesgar la vida de una paciente de 18 años para mantenerle un embarazo de seis semanas.

La paciente, residente el en sector La Senda, de Villa Mella, recibió una pedrada en la cabeza que le provocó un trauma craneoencefálico, el cual se le infectó y la mantiene en riesgo de sufrir una meningitis, encefalitis o un acceso cerebral lo que pone en peligro su vida.

El gerente de Neurocirugía del centro de salud, Lizardi de la Cruz, explicó que la disyuntiva legal surgió porque no se trata de una simple curación, sino que había que lavarle quirúrgicamente y el riesgo es que en la mayoría de los casos eso requiere practicarse bajo anestesia general, porque se trata de la cabeza.

Dijo que si se da ese tipo de anestesia el paciente, además de que se bloquea (duerme) completamente, deja de respirar, y eso va a ocurrir también con el producto que lleva dentro de su vientre.

“La madre no se muere, porque le ponemos una máquina para que respire por ella, pero no se puede hacer lo mismo con el feto”, comentó el especialista.

“Eso fue un dilema, porque la madre se puso a llorar, porque no quería que se le interrumpiera el embarazo y la abuela decía que sí. Esa es la parte de ética, de que nosotros ( los médicos) con lo que establece el Código Penal, bajo ninguna condición se puede interrumpir el embarazo, nos pone entre la espada y la pared”.
Lizardi de la Cruz Gerente de Neurocirugía, del hospital Ney Arias Lora.
La joven y su bebé permanecen estables.
La joven y su bebé permanecen estables.

De ahí, que los médicos se arriesgaron e hicieron el procedimiento quirúrgico bajo la técnica de craneotomía despierta, para garantizar que el embarazo siga su curso normal, aunque se mantiene el riesgo de que la joven pueda sufrir complicaciones de tipo meningitis, que es la inflamación del tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal.

De acuerdo con el neurocirujano, en ocasiones, cuando se manipula una parte del cerebro el paciente puede convulsionar, o tener sangrado y es lo que tratan de evitar con la anestesia general, lo que pone en riesgo al feto en un 90%.

En la primera etapa, a la joven se le quitaron los huesos que estaban dentro de su cerebro y drenaron unos 30 cc de colección purulento (pus). Esta parte ya pasó bien, ahora sigue el tratamiento a base de antibióticos, siguiendo el protocolo, para esos fines.

En cuanto a la condición del embarazo, a la paciente se le realizó una sonografía y monitoreo antes y después del procedimiento, donde se observa un producto viable, sin ningún tipo de eventualidad.

La paciente permanecerá ingresada para cumplimiento de antibioterapia y mejor vigilancia.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos