Deportes

El Villarreal sigue al acecho de ‘Champions’ al ganarle al Betis

Sevilla.- El Villarreal ganó por 0-2 al Betis y sigue al acecho de una plaza en la ‘Champions’ de la que le separan tres puntos, tras superar con autoridad y hurgar en la herida de un equipo andaluz que jugó con diez todo el segundo tiempo por la expulsión del francés Nabil Fekir al ver dos amarillas en dos minutos.

Los castellonenses resolvieron con un doblete de Gerard Moreno, máximo goleador nacional con 15 tantos, primero de penalti a los 7 minutos y luego tras un gran recorte a Sidnei y batir a Joel Robles a la media hora ante un Betis impotente, que se quedó con diez en el tiempo añadido del primer tiempo por la expulsión de Fekir, lo que ya fue una losa para un equipo muy tocado anímicamente.

En un Benito Villamarín vacío se medían dos equipos en una situación anímica y clasificatoria muy dispar, con el Betis con el único objetivo de sellar la permanencia y obligado a resarcirse de la dolorosa derrota ante el Levante (4-2), y con el Villarreal en estado de gracia, tras cuatro triunfos y un empate desde la reanudación de la Liga, y en busca de un puesto ‘Champions’.

Los técnicos refrescaron sus onces: cinco cambios en el bético, con Emerson, tras su sanción, Mandi, Pedraza -cedido por los amarillos-, el mexicano Guardado y Borja Iglesias; y seis en los de Javi Calleja, con Trigueros como relevo de Vicente Iborra, baja de última hora, y el colombiano Carlos Bacca por Paco Alcácer.

El choque comenzó igualado, pero el cuadro castellonense, con un tiro de Trigueros que desvió a córner Joel Robles en una buena parada, avisó pronto de sus intenciones y se adelantó a los 7 minutos con un gol de penalti de Gerard Moreno, tras un agarrón al colombiano Carlos Bacca de Marc Bartra, que protestó la decisión.

Los verdiblancos, implicados pero con problemas para llegar arriba, replicaron cumplido el primer cuarto de hora en una falta de Sergio Canales que acabó en gol en propia meta de André Zambo Anguissa, pero fue anulado en el minuto 15 al haber tres béticos en fuera de juego y entender el colegiado, previa consulta al VAR, que alguno interfirió en el despeje del camerunés hacia su portería.

El Betis quiso reponerse y tuvo otra ocasión en un cabezazo de Bartra que salió ligeramente desviado y un ‘pase de la muerte’ del galo Nabil Fekir, expulsado luego en el tiempo añadido por dos amarillas muy seguidas, al que no llegó nadie.

El envés de esa falta de tino correspondió al Villarreal y en particular a Gerard, en vena de aciertos y que aprovechó la reincidencia de los verdiblancos en su fragilidad defensiva, su gran lastre toda la temporada, para hacer el 0-2 a la media hora tras un recorte espectacular a Sidnei y batir por bajo a Joel.

El equipo de Alexis Trujillo notó el golpe y, aunque buscó la reacción con ataques directos y a balón parado, el Villarreal controló sin problemas e incluso pudo ampliar su renta en otro tiro de Gerard que sacó bajo los palos Bartra, a ocho del descanso, ante un Betis muy intermitente y castigado por el devenir del partido.

Para colmo de males para sus intereses, Fekir fue expulsado en el tiempo añadido del primer tiempo al ver dos amarillas en sólo dos minutos, en un fiel reflejo de la impotencia de su equipo.

En la reanudación, el Betis pagó caro su inferioridad numérica, ya fue siempre a contracorriente, incapaz de sobreponerse a ese mazazo, si bien Alexis buscó más profundidad dando entrada al delantero Juanmi Jiménez por Bartra, algo desquiciado desde el penalti que se le pitó y que supuso el 0-1 de los amarillos.

El Villarreal, con uno más, ya manejó el partido a su antojo, sin pasar ningún apuro en defensa ante un Betis perdido y muy tocado anímicamente, en el que su técnico movió el banquillo al reemplazar Carles Aleñá a un Canales con muchos esfuerzos en sus piernas y Joaquín, que reapareció tras su lesión, y Tello por Guardado, totalmente superado, y Borja Iglesias, desaparecido.

La segunda parte desgastó mucho a los verdiblancos, que, faltos de fuerza y con la impotencia del marcador adverso, de la mala racha -sólo ha ganado un partido de seis tras el regreso de LaLiga- y de su mala imagen en esta etapa, sólo pudieron contrarrestar las intentonas de un Villarreal que no marcó más goles por que no apretó más.

El equipo de Calleja se gustó por momentos sobre el césped y se dedicó a controlar, una faceta en la que fue aún más superior con la entrada de gente de calidad como Santi Cazorla, Bruno Soriano, el veloz extremo Samuel Chukwueze o Paco Alcácere, y pudo ampliar su ventaja en claras ocasiones de Bacca -antes de ser sustituido por el nigerianos- y de Cazorla por dos veces.

Al final, derrota de un Betis que no se redime de su último varapalo y victoria de un Villarreal que se encontró un partido cómodo por su eficacia en la primera parte y que sigue muy pujante.

Por EFE

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba