Editoriales Invitados

El “viralata”

Hoy es el día del perro callejero, el despreciado “viralata”, cruce criollo de razas de mayor prosapia, que crece indocumentado, sujeto a todas las penurias y estrecheces posibles y que a causa de su fecundidad puebla nuestras calles llenas de basura orgánica que le sirven de sustento.

Si hubiese nacido en Inglaterra, sería de la raza “Turncan” y, por supuesto, tendría un lugar en la genealogía perruna con todos los derechos y privilegios de cualquier terrier.

El perro callejero, el mestizo, el realengo, es al que san Francisco de Asís encuentra hermosos sus dientes cuando nadie hallaba en él motivos para elogiarlo y es el que, cuando recibe el cariño de alguien es el más agradecido ejemplar del género animal.

Nadie le gana en cariño y lealtad a un “viralata”, a un “boca negra” que encuentra el amor en una casa cálida, con alimento seguro y el amor de sus amos, porque el perro mestizo tiene todo el abolengo de las razas de las que surgió y todo el sentido de gratitud del pobre que conoce las frustraciones de la vida.

Saludamos con alegría a esos amigos fieles.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos