Política

El voto disfraza de dadiva Alcalde Rafael Hidalgo compro votos para seguir en el poder

Es una práctica pocas veces confirmada, pero real. La compra y venta de votos en República Dominicana, es un negocio ilícito que se prepara con antelación a las elecciones y se produce con un alto nivel de complicidad y secretismo entre políticos y electores para no ser detectados.

Es una táctica que infringe la Ley 20-23 sobre el Régimen Electoral y que persigue un ganar-ganar entre ambos actuantes. El candidato que busca obtener una plaza o mantenerse en el poder y el votante que vende su conciencia a cambio de garantizar un puesto laboral en el Estado u obtener dinero fácil.

En Azua, sur del país, la compra de votos marcó el contexto de las elecciones municipales. Un equipo encubierto de Panorama, obtuvo información de ciudadanos que recibieron hasta RD$10 mil para votar por los candidatos de esa demarcación.

En esta localidad resultó ganador Rafael Antonio Hidalgo Fernández, quien representó al partido Justicia Social, en alianza con el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y obtuvo un 61.85 por ciento de los votos, de acuerdo a los resultados emitidos por la Junta Central Electoral (JCE).

Hidalgo, quien ocupará el mando del cabildo de esa ciudad, por segunda vez, es uno de los que, según una denuncia que recibimos, compró votos para mantenerse en el poder.

“En mi familia, yo, mi esposo y mi hija, recibimos cada uno diez mil pesos por votar a favor de Hidalgo (30 mil pesos por los tres), pero en Azua, los candidatos de todos los partidos estaban repartiendo dinero para asegurar su voto”, nos confirmó una señora a quien mantenemos en anonimato.

¿Cómo funciona la compra de votos en territorio dominicano? ¿Cómo se aseguran de que marcaran al candidato que le está pagando y no al de otro partido?

“Porque ellos nos piden ponerle alguna marca que identifique el voto, por ejemplo, un pedacito de cartulina, una flor, una hoja, un pedazo de papel, lo que ellos nos den”, explica la mujer, quien reside en Santo Domingo y se traslada a Azua a votar.

Una descripción que nos lleva a armar la hipótesis de que en este negocio también participa en complicidad algunos de los que trabajan dentro del recinto electoral.

Fuente: Phnoticias”»

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba