Cartas del Lector

Elementos no cuadran

Señor director:

Un año después de haberse iniciado el escándalo de sobornos más significativo en la historia dominicana, el Procurador de la República Dominicana, Jean Alain Rodríguez, presenta al país una conclusión de la supuesta investigación que realizó la más alta instancia de la justicia dominicana. Esta conclusión no satisface más que a los beneficiados del archivo de sus expedientes y sobre todo a la élite del partido gobernante, pues desde el propio palacio presidencial despachaba Joao Santana.

Todos sabemos que si se llevara a cabo una investigación independiente hasta el Presidente de la República tendría que ser llamado. La PGR presenta un guión viejo y conocido, una película de muy mal gusto que definitivamente nadie cree.

Entre los elementos que no cuadran en la investigación de la PGR sobre el caso de la empresa mafiosa están:
Que de los tres elementos principales en este entramado de corrupción solo se tratara el pago de sobornos. ¿Y la sobrevaluación de obras y la financiación de campañas? Es decir ¿Esta empresa mafiosa sobrevaluó y financió campañas en todos los países que funcionó, menos en RD?

Que de una red mafiosa que tiene ramificaciones en el congreso, el poder ejecutivo, entre los empresarios y entre los tres principales partidos mayoritarios, sólo estén involucrados siete personas.

A Temístocles Montás se le imputa de haber recibido sobornos por la firma del contrato de financiamiento de la Hidroeléctrica Palomino en el 2005; de diligenciar contratos de financiamientos para el Acueducto de Samaná, Autopista del Coral, Corredor Duarte I, Carretera El Río-Jarabacoa y Carretera El Casabito, así como de enriquecimiento ilícito. El caso de Temo es extraño, pues fue el único de los encarcelados que por escrito admitió que en los años 2008, 2012 y 2016 recibió dinero de Ángel Rondón (El hombre del maletín) para las campañas del PLD. Montás admitió la culpa pero la PGR lo exonera de responsabilidad y archivan su expediente.

4. Punta Catalina: El caso de la planta termoeléctrica que es la obra cumbre de Danilo Medina, “salió ilesa de sobornos y sobrevaluación”. La obra no fue tocada por la investigación, el presidente nombró una comisión ilegal para que investigue (pues debió ser el ministerio público que realizara la investigación) y “no encontraron” ningún elemento que implique corrupción. Todos sabemos que Punta Catalina es la prueba del delito.

Atentamente,

Gabriel Sánchez

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba