Columnas

En política el resentimiento inclina la balanza

Por: Rafael Robles Castillo/ Escritor y Psicólogo Clínico

No haces falta es sinónimo de un necesitar con impedimento de orgullo”.

 La política ciencia noble, casi arte, tiene un parecido intangible al amor, en el amor odios y resentimientos son signo inefable de un querer atosigante, el ardid es una cruel ventaja hacia una derrota visible.

En política no se puede vivir con orgullo ni soberbias, así decía el Dr. Joaquín Balaguer, uno de los dominicanos más práctico e inteligente en las lides de este oficio tan exigente, bastaba que se pronunciara en cualquier escenario, la más leve y breve palabra, para que se desatara un torbellino de pasiones públicas, nunca profirió voz alguna para desmeritar a sus adversarios como les decía, las indelicadezas de algunos desafectos a su gobierno eran tratadas con guantes de seda, recordemos, en política los detractores de hoy pueden ser tus conspicuos colaboradores mañana, por tanto, el orfebre político debe tener un alma que esplende y sus expresiones suenen acarameladas tras sus pasos.

La encuesta Gallup, publicada en la semana del 27 al 31 de enero en el Periódico Hoy reflejaba en todos los escenarios un porcentaje estático del candidato oficialista, sus número no avanzaron más del 30% en la simpatía del electorado, todos los renglones le dieron por debajo del opositor partido PRM. Inteligir las acciones humanas es complejo, y es aquí donde sale a relucir que la salida del Dr. Leonel Fernández, ocasionaba una baja considerable y era inexorable su presencia en el PLD para la victoria. Este revés ha sumido al PLD en un franco deterioro en todos los aspectos de la vida nacional y otros factores imponderables se han sumados para dar al traste con esa organización política, otrora imperio de glorias pasadas.

Uno de esos factores ha sido el desastre de las elecciones municipales del 16 de febrero, fallidas y frustradas, una conjura entre el voto electrónico, eliminado en la mayoría de los países donde se implementó con resultados deleznables, y la irresponsabilidad de la Junta Central Electoral en ocultar la información e iniciar un proceso electoral conociendo con antelación sus resultados. A raíz de este desacierto grupos de jóvenes gritando libertad y democracia tomaron por sorpresa a la JCE y al gobierno, desarrollando una protesta pacífica frente a la plaza de la bandera muestra del sentir dominicano, durante días tuvieron apostados llenos de creatividad y consignas reclamando respuestas de lo acontecido, finalizando esta movilización una semana después con un concierto y disertaciones de varias personalidades de la sociedad civil y las cacerolas se hicieron sentir palmo a palmo en el territorio, el gobierno ha insistido al igual que los otros partidos una investigación transparente y lleve tranquilidad a todos los sectores de la vida nacional y ha dispuesto una comisión de la OEA para llevar a cabo la investigación no ha dejado satisfecho del todo a los que les ha quedado el mal sabor.

En estas elecciones Municipales del 16 de marzo el pueblo Dominicano ha dado muestras de civismo y repudio al oficialismo que ha exhibido un comportamiento desacertado, decadente y cuyo candidato, que no lo es, puesto que un candidato fortalece, brinda confianza, es un portaestandarte de triunfo, éste no, su figura incomprensible, inútil y carente de emocionalidad más que promocionar a los candidatos les hundió, les quito brillo y los sumergió en una envoltura difícil de desbridar, y los muchos que lograron la victoria lo hicieron fruto del esfuerzo propio. Una barrida del partido de oposición, si algunos no desean reconocerlo, para ellos el refrán “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

El presidente Danilo Medina, es el gran perdedor, la soberbia y la mezquindad no suelen ser buenas compañeras y cuando se juntan con la envidia, celos y autoestima baja el resultado es el mismo en todos los escenarios derrota y soledad, ya lo decía el Dr. Joaquín Balaguer ante las mismas preguntas de sí pactaría con este o con aquel y sabiamente respondía los contrarios de hoy serán mis compañeros mañana, en la política a pesar de ser ciencia, y digo a pesar, porque dentro de su práctica más que en cualquier otro campo del saber, surgen las pasiones más bajas de los seres humanos, pero en ella no deben existir rencores, ni como en los amores atormentados celos, sino una parsimonia, así como existen en los viejos amores que cuando vuelven a verse en sus ojos la llama del deseo esplende y sólo al leve roce de un suspiro renace la esperanza y es como si el tiempo nunca hubiese pasado.

Después que se cierran las puertas es que sabe verdad, al igual que esta encuesta Gallup que se espera con ansias para verificar si las demás iban honestamente trazadas, y no eran inventos auspiciosos de intereses empresariales, parcelados e ilusorios para vender una imagen no cierta.

Hay una historia privada no redactada públicamente, en política se vive del acontecer presente, las historias de alcoba no es menester traerlas al escenario, es de caballeros respetar las decisiones femeninas cuando prestas abandonan el lecho en silencio, en silencio hay que dejarlas marchar, sin preguntas, ni reproches, ellas volverán el día menos pensado, y vuelven más de prisa cuando se da un mal paso, como es evidente en la arena política, la decisión de Margarita Cedeño de Fernández ha sido desacertada, se le espera con los brazos abiertos y ha de llegar con la frente en alto, un error lo comete cualquiera, el Dr. Leonel Fernández Reyna es un zoon politikón así como resalta Aristóteles, un animal político a tiempo completo y en una rueda de prensa hace la aclaración que él es un hombre democrático, quizás más democráticos que muchos, pues él duerme con la oposición, haciendo alusión al vinculo afectivo sentido por la Dra. Margarita Cedeño y este perdura por encima de las pasiones políticas.

En estas ultimas semana se han captado varios pronunciamientos desde las orillas del partido oficialista hacia el Dr. Leonel Fernández Reyna, ciertos coqueteos y muy claros, algunos por funcionarios de alta investidura, las encuestas han puesto a temblar a muchos que pensaban que la Fuerza del Pueblo no arrastraría simpatías, hay están los números, y cada día son cientos y cientos de simpatizantes del PLD que han pasado a las filas del partido LFP, comité de bases, intermedios y personas del antiguo partido que han depuesto su honrosa nombradía y mediante misivas, ruedas de prensas abandona no antes sin proferir lamentos profundos por dejar una vida política detrás de éxito y glorias hoy desechas por la obcecación, tozudez y caprichos de los dirigentes.

En este país nadie ha ganado en primera vuelta, a Luis Abinader del PRM que no se entusiasme y más, cuando este no tiene ningún tipo de experiencia en los manejos de Estado, ya pudimos observarlo en el accionar de los Alcaldes electos que a pocas horas de asumir sus cargos hacían ostentación grosera de lo conseguido pensando ellos que era un botín o herencia familiar, la segunda vuelta estará marcada por el Dr. Leonel Fernández Reyna y el partido LFP, nadie se llame a engaño, un gran estadista, experiencia, años y lo cultivado con tesón, esfuerzo, dedicación, disciplina y un equipo de trabajo preparado es lo que el país necesita para encauzarse por las sendas del progreso, la nación bajo ningún motivo puede caer en manos inexpertas, incapaces, imberbes, y sin manejo institucional. El Dr. Leonel Fernández Reyna hombre de grandes ideas, ideas expuestas ante la nación y fuera de ella, una figura internacional, con el conocimiento de las ciencias modernas, no hay que inventar, él es pieza clave para la recuperación económica de la República Dominicana, alguien que ha logrado la presidencia tres veces democráticamente ha de ser quien nos gobierne, la conciencia nacional debe primar por encima de intereses personales, ha llegado la hora, el momento y nos esperan grandes transformaciones, la esperanza resurgirá en el rostro de cada niño, joven, hombre y mujer joven y adulto que desee continuar con la pasión en un mejor mañana.

Miremos este espejo nefasto y falto de democracia, observemos como una organización política de valía para el país, la democracia y el sistema de partidos queda a la deriva por gente sin carisma político ni inteligencia emocional no llegar a un acuerdo, es lastimoso. Al PLD le rima el bolero cubano que dice: sólo cenizas hallarás, esperemos que un futuro no muy lejano se reencuentre, surja nueva vez la magia entre ellos y se cumpla el designio de que donde hubo fuego cenizas quedan.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos