Reporte Ciudadano

En San Carlos hacen ‘turno’ para uso de baños

Insalubre. Dado el hacinamiento de ‘viviendas’, gente vive en condiciones deplorables. Obras. Piden retomen proyectos como los de Balaguer.

 A poca distancia del imponente Palacio Nacional y en pleno siglo XXI, grupos de hasta 16 familias del populoso sector San Carlos hacen turno a diario para entrar al baño y hacer sus necesidades fisiológicas.

Fruto del hacinamiento y la arrabalización, muchos moradores que hacen vida en la parte trasera de viviendas permanecen en estado deplorable ante la insalubridad que reina en los callejones, identificados con nombres como “El patio azul”, “El Pipí”, “La Haya”, entre otros.

El deterioro de las casuchas es cada vez más progresivo, como también es notoria la basura, el mal estado del alumbrado eléctrico y el desorden en muchas calles, como es el entorno del Pequeño Haití.

Males

Al igual que otras áreas del Gran Santo Domingo, el lugar no escapa a la delincuencia ni a largas tandas de apagones, que afectan los servicios y pequeños negocios.

Ante el deprimente panorama, y preocupados por el abandono que registran diversas áreas del sector, el Consejo de Organizaciones Comunitarias de San Carlos, que lidera Magaly Padilla, pide apoyo para mejorar las condiciones de ese céntrico lugar, y solicita a los futuros aspirantes a cargos municipales a que se empoderen e involucren en las soluciones de los males que les afectan.

Las cuarterías son testigo del hacinamiento en San Carlos.

Las cuarterías son testigo del hacinamiento en San Carlos.

“Demandamos a los aspirantes a regidores y alcalde que impulsen iniciativas a favor del entorno, gestionando la construcción de viviendas dignas como se iniciaron anteriormente aquí”, externó.

Padilla, quien preside el Comité que aglutina varias organizaciones, citó entre las zonas más afectadas los patios de las calles Pimentel y Salcedo. También incluye el Pequeño Haití, que por su mal manejo aleja el turismo del Mercado Modelo.

“Esto es un desastre en cuanto a organización, por aquí a veces la basura dura tres días”, comentó Francisco de los Santos, residente de la calle Abreu.

Para Ramón Camarena, una de las peores situaciones es la ausencia de desagües, la falta de iluminación y patrullaje en calles como la Benito González.

También demandan una funeraria municipal y el rescate del Mercado Modelo, que acoge a unos 150 comerciantes. En el entorno de este centro de acopio impera un gran desorden, dada la cantidad de desechos que se generan, la obstrucción y el mal uso de las aceras, así como la desorganización vehicular, lo que ha mermado el turismo. En el Pequeño Haití, calles y aceras están arrabalizadas por las ventas al descuido y en las calzadas de todo tipo de mercancías, que se confunden con los desechos que hay en las vías.

— Mercado Modelo
Raudy de León, encargado de comunicación, dice que la Alcaldía dispuso mejorar las áreas afectadas. Las ventas han bajado por competencia desleal que hacen ‘buscones’ con turistas.

Por: Yanet Féliz/ El Día 

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba