ActualidadCuriosidades

¿Estás durmiendo bien? Beneficios y tips para lograrlo

Dormir bien permite que recuperemos las energías del día, que liberemos estrés y que nuestro sistema inmunológico responda adecuadamente

En muchas ocasiones el ritmo de vida que decidimos llevar nos limita de disfrutar cosas tan básicas como dormir bien. Y es que en ocasiones no le damos la importancia que amerita y nos conformamos con “descansar” pocas horas al día, traduciendo esto en consecuencias muy significativas para nuestra salud, tanto física como mental.

Al referirse al tema, la psicóloga Nancy patricia Canó en su espacio @eduaccion afirma que “dormir bien permite que recuperemos las energías del día, que liberemos estrés y que nuestro sistema inmunológico responda adecuadamente disminuyendo el riesgo de padecer ciertas enfermedades”.

Para la especialista dormir es vital para la salud, ya que tanto el cuerpo, como el cerebro requieren descansar, para poder desempeñar las funciones básicas a plenitud: “Dormir suficientes horas contribuye con disminuir los niveles de ansiedad y favorece nuestra salud mental”, dice.

Existe una referencia de la cantidad de horas que las personas deben dormir dependiendo de la edad que tengan: la mayoría de los adultos necesitan de siete a ocho horas de sueño por noche para una buena salud y funcionamiento mental. Pero, la cantidad de horas requeridas es relativa y depende de cada persona; algunas necesitan mucho menos horas y su cuerpo se desempeña de forma óptima.

Los bebés por el contrario duermen unas 16 horas diarias. Los niños pequeños necesitan unas 10 horas de sueño, mientras que los adolescentes necesitan, al menos, nueve horas. A medida que envejecemos, la cantidad de horas que dormimos va disminuyendo.

La psicóloga recomienda conocer nuestro cuerpo y determinar cuánto necesitamos dormir para garantizar nuestra salud integral, ya que no solo beneficia a nuestro cerebro, sino también a casi todos los tejidos de nuestro cuerpo. Dentro de los beneficios destaca los siguientes:

  • Regenera el sistema inmunitario; mejorando la salud.
  • Mejora la resistencia física.
  • Genera el equilibrio energético y molecular, así como la función intelectual, el estado de alerta y los reflejos.
  • Promueve los niveles superiores de razonamiento, la creatividad, la resolución de problemas y la atención a los detalles.
  • Mejora la concentración y la memoria.
  • Ayuda a perder peso.
  • Aumenta la masa muscular y la reparación de células y tejidos en niños y adultos.
  • Promueve estados de ánimo positivos y el buen humor.
  • Nos ayuda a ser más felices y emocionalmente más fuertes.
  • Reduce la depresión: facilita la producción de melanina y serotonina que son las hormonas que contrarrestan los efectos de la adrenalina y el cortisol, que son las hormonas del estrés.
  • Protege la salud cardiovascular, la presión arterial y la respiración.
  • Disminuye la producción de colesterol.
  • Libera más hormona del crecimiento, que ayuda a los niños a crecer y las también las hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y la fertilidad.

¿Cómo logro dormir mejor?

Por múltiples razones hay personas que no logran descansar bien durante sus horas de sueño, en algunos casos puede estar relacionado con su reloj interno biológico, su ritmo de vida o porque padezca de algún trastorno de sueño.

A continuación la psicóloga comparte una lista de recomendaciones para que tengas alternativas para ir cambiando tu ritmo circadiano (reloj que controla nuestro ciclo fisiológico de 24 horas), y lograr dormirte más temprano.

  • Hacer ejercicios con frecuencia, pero evitar ejercitarnos tres horas antes de ir a dormir.
  • Obtener suficiente sol durante el día.
  • Mantener un ritual similar cada día antes de dormir, para habituarnos a esa rutina. Incluyendo la hora de ir a dormir.
  • Relajarse antes de acostarse, por ejemplo, tomando un baño, leyendo o escuchando música suave.
  • Evitar ingerir durante la noche estimulantes como la cafeína, nicotina, bebidas alcohólicas y algunos medicamentos que pueden mantener activo tu cerebro.
  • Cenar ligero, preferiblemente sin carbohidratos. Permitir el tiempo suficiente para hacer la digestión previo a dormirnos.
  • Descartar el uso de los aparatos electrónicos (televisores, teléfonos celulares, tabletas y computadoras) por lo menos dos horas antes.
  • Desconectar los aparatos electrónicos de la habitación mientras dormimos. Es aconsejable cargar el celular a una distancia prudente de nuestra cama.
  • Mantener la temperatura de la habitación agradable, entre los 18 y los 20 grados.
  • Dormir a oscuras, para permitir la segregación de melatonina. Si nos despertamos a mitad de la noche, es recomendable no encender luces para no interrumpir la producción de melatonina y que podamos seguir durmiendo.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba