SaludVida y Estilo

Estas son las claves definitivas para cuidar nuestro corazón y evitar infartos

El doctor Javier Cortés, cardiólogo del Hospital Vithas Medimar de Alicante detalló en el webinar “¿Cómo cuidar el corazón y prevenir enfermedades cardíacas?” todo lo que necesitamos saber

Tener un corazón fuerte y sano es fundamental para disfrutar de una buena calidad de vida y evitar muchas de las enfermedades que son principal causa de muerte en todo el mundo. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros para cuidar nuestro órgano vital y prevenir problemas cardíacos?

Con el objetivo de despejar dudas y concienciar, el último encuentro digital de INFORMACIÓN y Hospital Vithas Medimar–celebrado el 1 de diciembre con el doctor Javier Cortés, cardiólogo del centro hospitalario y Toni Cabot como presentador – ha tratado sobre prevención, factores de riesgo, hábitos saludables y, en definitiva, sobre cómo mantener nuestra salud cardiovascular.

En el webinar –de libre acceso y grauito– “¿Cómo cuidar el corazón y prevenir enfermedades cardíacas?” el especialista respondió, además, a muchas de las preguntas de los asistentes a través del chat. ¿Quieres saber todo sobre la salud de tu corazón? Aquí te lo explicamos.

Factores de riesgo y cómo prevenirlos: Los que NO y SÍ podemos cambiar

Según el doctor Cortés, existen muchos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón y que advierten la necesidad de acudir a un especialista, tales como:

  • La edad y el sexo: Existe una mayor incidencia en hombres de más de 55, aunque a partir de los 65 las mujeres casi igualan ese porcentaje.
  • Diabetes: La diabetes es un factor de riesgo muy importante. “En los últimos 5 años han salido al mercado unos nuevos fármacos que son capaces de disminuir el riesgo cardiovascular en pacientes diabéticos. Antes no teníamos un tratamiento tan eficaz, ya que solo con la insulina y el control del azúcar muchas veces no era suficiente, pero gracias a estos medicamentos hoy obtenemos grandes avances en prevención”, afirma el doctor.
  • Hipertensión: Tener la tensión arterial baja (ya sea con alimentación o medicación) es muy importante.
  • Herencia genética: Antecedentes familiares de algún tipo de patología o de infarto joven.
  • Tipo de personalidad: Está demostrado que las personas competitivas, muy autoexigentes, perfeccionistas, obsesivas con el trabajo y que se estresan fácilmente (lo que se conoce como personalidad tipo A) tiene mayores probabilidades de sufrir un infarto que una persona que no tenga este patrón.
  • Como vemos, algunos de ellos no se pueden controlar, pero hay muchos que sí y aprender sobre ellos puede disminuir bastante el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Los “evitables”, según el cardiólogo son:

    • Fumar: El tabaco afecta (y mucho) a nuestro corazón. Las personas fumadoras, e incluso las que se encuentren en ambientes de humo (fumadores pasivos) tienen muchas más probabilidades de sufrir un problema cardíaco.
    • Contaminación: Varios estudios han demostrado que las personas que viven en una zona rural o están en contacto frecuente con la naturaleza tienen menos incidencia de infarto que aquellas que viven en grandes ciudades y ambientes contaminados.
    • Colesterol: Que se puede evitar con una alimentación saludable. “Lo ideal es seguir una dieta Mediterránea, rica en legumbres, frutas, verduras y grasas saludables como el aceite de oliva, los frutos secos… y alejada de las grasas saturadas y trans, las de los alimentos procesados”, señala el doctor.
    • Obesidad: Igualmente evitable con unos correctos hábitos alimenticios y de ejercicio físico diario. “Evitar el azúcar y consumir poca sal es fundamental para nuestro corazón”, recalca el Dr. Javier Cortés. La sacarina y los refrescos “cero” no son perjudicales pero “educan” a nuestro paladar para preferir alimentos dulces, por lo que es mejor evitarlos.
    • Sedentarismo: Uno de los peores enemigos de la salud cardiovascular. Es fundamental seguir una pauta de ejercicio físico y vale más la regularidad que la intensidad. “Caminar rápido, por lo menos 5 días a la semana, unos 5 km diarios sería lo ideal”, apunta el doctor. Y si trabajamos sentados, “levantarse con frecuencia es de suma importancia”, según el cardiólogo.
    • Estrés: Muy unido a la personalidad tipo A que comentábamos. No podemos cambiar cómo somos pero sí cómo nos tomamos las cosas: “En este sentido, aprender técnicas de relajación y practicar yoga o meditación puede ser muy interesante para personas que padecen estrés con frecuencia”, señala el cardiólogo de Vithas Medimar.
    • Malos hábitos de sueño: Estudios afirman que dormir menos de 6 horas o más de 9 horas diarias aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.
    La salud de nuestro corazón es fundamental para nuestra calidad de vida.

    La salud de nuestro corazón es fundamental para nuestra calidad de vida.

    Perfil del paciente con mayor riesgo

    Hay múltiples enfermedades asociadas al corazón pero la más prevalente es la cardiovascular (angina de pecho e infarto de miocardio). Según el doctor, la insuficiencia cardíaca cada vez va teniendo más incidencia y las arritmias también son muy frecuentes “pero ambas tienen menos impacto sobre la mortalidad y la calidad de vida de las personas que una angina o un infarto”, afirma el cardiólogo.

    Siguiendo los principales factores de riesgo ya mencionados, el perfil del paciente con más probabilidad de sufrir un problema cardiovascular sería un varón mayor de 55 (o mujer mayor de 65), obeso, hipertenso, fumador, con colesterol elevado, alimentación deficiente o rica en productos procesados, con antecedentes familiares de infarto en padres jóvenes, y un estilo de vida sedentario.

    ¿Ante qué síntomas tenemos que acudir al cardiólogo?

    El doctor Javier Cortés destaca cuatro síntomas claros:

    1.  Dolor de pecho. “El dolor que puede desencadenar un problema grave no es punzante, abarca una zona grande, suele ubicarse en el centro (no en el lado izquierdo) y se siente como una opresión que no cambia con la postura o la respiración”. Su duración suele ser desde 5 a 30 minutos “si sobrepasa los 30 minutos y no hay infarto, no es un problema de corazón”, aclara el doctor, podría deberse a otras afecciones o a ansiedad.
    2.  Fatiga y falta respiración al hacer un esfuerzo mínimo.
    3.  Palpitaciones. Casi todos las tenemos en algún momento pero cuando se tienen con frecuencia hay que hacer un estudio cardiológico para descartar arritmias rápidas o bloqueos cardíacos.
    4.  Síncope o pérdida de consciencia. Cuando alguien pierde el conocimiento suele ir al neurólogo y muchas veces es un problema del corazón. Podemos sospechar que el origen es cardíaco cuando alguien se queda inconsciente de forma brusca, cuando no existe alerta previa de mareo o debilidad.
    El doctor Javier Cortés, en un momento del webinar.

    El doctor Javier Cortés, en un momento del webinar.

    La vida tras un infarto

    El cardiólogo del Hospital Vithas Medimar señala que hace unos años una persona que sufría un infarto en la calle solo tenía un 40% de posibilidades de llegar vivo al hospital. “Hoy en día, la probabilidad ha aumentado mucho en comparación a hace 10 años”.

    Según el doctor, la población está más concienciada, tiene mejores hábitos de vida, vigila más sus síntomas… Además, los procedimientos diagnósticos y terapéuticos actuales son mucho más fiables y efectivos.

    Tener una vida absolutamente normal tras un infarto es posible, dependiendo de lo grave que haya sido este, pero hay que tener en cuenta que es fundamental prevenir todos esos factores de riesgo “evitables” para que no se vuelva a repetir, ya que “si has sufrido un infarto tienes más posibilidades de tener otro”, afirma el doctor. Lo más importante, vuelve a destacar, es “la atención precoz y acudir al cardiólogo ante cualquier síntoma preocupante”.

    Tener un corazón saludable en la era del covid-19

    El coronavirus no tiene influencia directa en el corazón excepto en casos muy puntuales. Pero sí que está afectando en cuanto a la asistencia de pacientes a sus centros médicos, ya que las personas tienen más miedo de ir a los hospitales por miedo al covid-19. “Antes de la pandemia se acudía con más prontitud y se podía diagnosticar todo antes, evitando males mayores. Es importante seguir yendo a los centros médicos, con la salud no podemos jugárnosla. Hay que recordar que el tiempo es vida”, recalcaba el doctor.

    Para finalizar, el cardiólogo Javier Cortés respondió a diferentes preguntas de los asistentes, relacionadas con el estilo de vida, medicación, baipás coronario, hipertensión, taquicardias, muerte súbita o “mitos” de prevención como el alcohol o el picante.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba