Judiciales

Excesos policiales, una problemática persistente en la República Dominicana

En la última semana, la República Dominicana ha sido testigo de una serie de excesos policiales que han dejado al menos cuatro fallecidos, incluyendo tres oficiales quienes estaban adscritos a la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD). 

A menudo, estas prácticas policiales son cuestionables en el país, de hecho, el año pasado varias personas perdieron la vida en circunstancias similares. 

El caso más reciente fue la muerte a tiros de tres oficiales, dos de Armada de la República y uno de la DNCD. El hecho ocurrió la tarde del viernes en el kilómetro 12 de la Autopista 30 de Mayo y en la cabaña Tía Tania, mientras eran perseguidos por su presunta vinculación a una banda delictiva que se dedicaba a secuestrar y extorsionar. 

Los fallecidos fueron identificados como Sandro Miguel García, de 36 años, Nicolás Eladio Buten, de 29,de la Armada y Joel Emilio Rodríguez Silva, quien era del organismo antinarcóticos. Además, fue arrestado para fines de investigación Michael José Constanza Piña. 

La Policía Nacional informó que los muertos eran miembros de una banda criminal, que incluía civiles, militares y policías y que usaban indumentarias de la DNCD para cometer graves delitos. Indicó que la banda realizaba secuestro, sicariato, robos, atracos, tumbes de drogas, extorsión, cobros compulsivos, tráfico y comercialización de armas de fuego, falsificación de documentos, entre otras acciones. 

Sobre esta situación, familiares de los fallecidos indicaron que las autoridades de la Dirección Central de Investigación (DNCD) no debieron manejar la situación de esa manera, ultimando a los oficiales a balazos. 

Precisan que, en caso de que pertenecíeran a la banda lo correcto era someterlos e investigarlos. 

Además, manifestaron que en videos que circulan en redes sociales «claramente» se observa a los fallecidos siendo arrestados y esposados, por lo que entienden la uniformada «mintió» sobre acción de alegado intercambio de disparos. 

Agredido bajo custodia policial 

Darío Antonio González Martínez murió el miércoles 27 de diciembre de un paro respiratorio causado por un trauma cerrado en la región abdominal. Lo que antecede a su muerte es que, estando detenido en un destacamento de Moca por una denuncia de supuesta violación sexual a su madre, habría sido víctima de agresiones físicas y sexuales, según denunciaron sus familiares.

Su hija, Estefany Carolina Paulino, indicó que antes de morir, su padre aseguró que fue golpeado por agentes policiales, quienes, supuestamente, también motivaron a otros presos a golpearlo y cometer vejaciones en su contra.

«Mi papá antes de morir me dijo todo, me dijo que la Policía le dio muchos golpes, quiero justicia porque esto no puede quedar impune», denunció la joven. 

La familia compartió a Diario Libre fotografías donde se observa cómo salió Darío Antonio del destacamento con múltiples golpes, heridas y rasguños en sus glúteos, cara, abdomen y espalda. También mostró fotos de cómo llegó al destacamento cuando ocurrió el confuso incidente por el que fue detenido y no se ve ese tipo de heridas en su cuerpo. 

A inicio de mes, ocurrió otro hecho similar tras observarse agentes de la Policía Nacional golpear a un hombre con un palo. Tras esta situación, el ministro de Interior y Policía, Jesús (Chu) Vásquez Martínez, indicó que la transformación policial es un proceso y trabajan para corregirlo, pero que «seguirán pasando cosas». 

Al abordar sobre el tema y los abusos policiales en el país, refirió que «seguirán pasando cosas lamentablemente, no queremos que pase ninguna, pero es un proceso». 

Los «abusos» del año pasado 

Entre los escándalos en los que se vio la Policía Nacional el año pasado están las muertes de los jóvenes José Gregorio Custodio, Richard Báez (El Peluquero) y David de los Santos, las cuales ocurrieron con varias similitudes a pocos días de diferencia y en las que se advertía abuso policial mientras estaban bajo custodia de los agentes. 

Richard Báez, un peluquero de 28 años, fue el primero que falleció en circunstancias ligadas a abuso policial. Murió en el hospital José María Cabral y Báez de Santiago varios días después de ser agredido por agentes que lo apresaron.  El reporte médico indicó que la causa de su muerte fueron golpes contusos en distintas partes del cuerpo. 

En el caso de Custodio, residente en San José de Ocoa, falleció el 18 de abril de 2022 cuando fue llevado al hospital provincial desde el cuartel policial de San José de Ocoa, donde estaba prevenido bajo acusación de violencia de género.

De acuerdo con el informe policial, Custodio fue llevado al hospital aquejado por un fuerte dolor de estómago, sin embargo, los familiares acusaron a los agentes del destacamento de «asesinos». Alegaban que el cuerpo del hombre presentaba moretones.

La última víctima, David de los Santos, fue el caso que despertó la conmoción en la sociedad dominicana que reclamó con urgencia una reforma policial. 

De los Santos fue conducido por policías al destacamento del sector Naco el pasado 27 de abril, luego de ser arrestado en una plaza comercial del Distrito Nacional. El joven, de 24 años, murió tras haber sido golpeado de «manera salvaje» mientras estaba bajo custodia policial. 

«Los policías implicados en los incidentes fueron suspendidos y entregados a la Fiscalía General para su enjuiciamiento. El Ministerio del Interior y Policía reconoció públicamente los casos y volvió a comprometerse a implementar iniciativas de reforma policial», señala el informe. 

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba