Salud

¿Existe un protocolo especial para la atención en hospitales de las adolescentes embarazadas?

Dentro de la transformación de los hospitales de la red pública y las políticas de tratamiento, los pacientes adolescentes, en especial las que están embarazadas, se han ido ganando su propio espacio con la creación de Unidades de Atención Integral exclusivas para personas entre 10 y 18 años de edad.

Diario Libre conversó con Luz Fermín, encargada de la División de Adolescentes en el Servicio Nacional de Salud (SNS), quien explicó que el Ministerio de Salud Pública tiene definida la guía protocolar para el abordaje a pacientes adolescentes, aunque no siempre se cumpla al pie de la letra.

«Nuestras adolescentes, cuando llegan a la consulta, hay unos espacios especiales que son para la atención y el abordaje de esa paciente embarazada. En algunos hospitales tenemos las Unidades de Atención Integral para Personas Adolescentes y en los hospitales que son maternidades, tenemos unidades especiales para atender a la adolescente embarazada, donde se rige por el protocolo que nos suministra el Ministerio de Salud Pública para el abordaje de la adolescente, que tiene un espacio especial, con su sala especial», detalló la gineco-obstetra. 

Fermín indicó que, actualmente, hay 35 unidades funcionando y con planes de inaugurar cinco más, ya que estos espacios potencian la promoción y prevención de la salud en esta población joven.

En el Gran Santo Domingo, pueden observarse estas unidades en la Maternidad La Altagracia, la Maternidad San Lorenzo de Los Mina, la Maternidad de la Mujer (que, aunque está en remozamiento, ahí se inaugurará una gran unidad), también en el Hospital Municipal de Engombe, en el Hospital El Almirante y una en el Hospital Municipal de Yamasá, ya como parte de la Región Metropolitana de Salud.

«Hay una guía desde el Ministerio de Salud Pública, hay un protocolo especial para la atención integral de la persona adolescente donde se crean unos espacios con estándares ya suministrados desde este Ministerio para atender a la adolescente embarazada y aquella chica adolescente, que no está embarazada, pero requiere de un servicio de la red pública, pues tenemos esos espacios creados para ellas», aclaró Fermín.

En estas unidades, las adolescentes se pueden consultar «con un médico familiar, un ginecólogo, en algunos casos por un pediatra y tenemos el equipo de psicología trabajando en las unidades«.

«Hemos querido cambiar la mirada que la adolescente tenga un espacio donde buscar estas informaciones oportunas o cerrar esa duda que tenga en una consulta. Articulamos esas unidadescon las escuelas, de manera tal, que las escuelas sepan dónde referir o dónde derivar a un niño cuando tiene una situación X en particular», agregó.

Mejorar la data en historias clínicas

En el caso de las adolescentes embarazadas, al momento de llenar sus historias clínicas se les pide la mayor cantidad de datos posibles, incluyendo si tienen pareja y la edad de la misma.

 Fermín reconoce que el protocolo del hospital establece que cuando se comete una violación por una marcada diferencia de edad entre la adolescente y su pareja, al hospital le corresponde iniciar la ruta de denuncia.

«El protocolo es que el hospital proceda a hacer la ruta de la denuncia. Junto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) estamos y hemos creado unos talleres de sensibilización con el personal de salud de manera que se pueda abordar las uniones tempranas», destacó.

Sobre este protocolo, la encargada admitió que «no se cumple cien por ciento a cabalidad. Estamos sensibilizando a nuestro personal de Salud para que se pueda recoger esa data de las adolescentesque llegan embarazadas a la red pública y nosotros poder comenzar a hacer la ruta». 

Temores por revelar la información

Señaló que una de las principales trabas es que «la adolescente generalmente llega con la mamá u otro adulto y omite ese dato, producto de que ella tiene temor de que esa persona vaya a ser apresada, pero las que dan el dato, podemos hacer la ruta y proceder a la denuncia, no es la media como tal porque hasta el mismo personal de salud a veces tiene temor de hacer esa denuncia y también el temor de que la adolescente pueda perderse de sus chequeos prenatales por el miedo a que el médico va a ser la denuncia«. 

«Perdemos la oportunidad de llevar un embarazo a término feliz, porque la paciente entonces no acude a los chequeos prenatales», aseguró.

Fermín indicó que ya el personal de la Región Metropolitana fue capacitado por Unicef en materia de uniones temprana y en este 2024 se procederá con la Región de Valdesia, incluyendo al primer nivel de atención, segundo nivel y tercer nivel, que es donde están los hospitales de gran volumen.

«Para el primer semestre de este año, ya nosotros podemos tener data de nuestra red pública de las uniones tempranas, tal vez no sea la que queremos, pero lo importante que se inicie a levantar esa data, porque eso está dentro de uno de nuestros indicadores, que ya tenemos que comenzar a recoger», adelantó.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba