Cartas del Lector

Expresiones de odio.-

Señor director:
Una especie de revisionismo histórico y la debilidad de las izquierdas y de los defensores de derechos humanos y de la democracia pretenden hacer pasar la idea de que en el pluralismo democrático pueden y tienen hasta el derecho de caber instancias de extrema derecha, por su naturaleza antidemocráticas y xenófobas, las cuales en todo el mundo se identifican con el mismo rechazo a la multiculturalidad, a los derechos de los migrantes, a las personas de izquierda y progresistas, a los musulmanes, a menudo a la población LGBT y que pregonan de forma igual en todo el mundo un concepto enfermizo de defensa del territorio y defensa de la soberanía y de la patria, escondiendo la promoción de su odio detrás de supuestas denuncias de invasiones inexistentes.

Hay que tener claro, para frenarle el paso al crecimiento de estos movimientos, que ideas como estas nada tienen que ver con la democracia y que pueden ser gérmenes de horrores como lo fue el holocausto de los hebreos en su momento. La historia si no se conoce se repite.

En República Dominicana lo más cercano al fascismo y al nazismo son los movimientos de extrema derecha como la Nueva Orden Dominicana, partidos como la Fuerza Nacional Progresista y el Partido Nacionalista Dominicano, o personas como Vincho Castillo, Ramfis Trujillo y Porfirio Lopez Nieto, los cuales la CNDH en momentos oportunos los ha denunciado, como cuando se encontró un haitiano ahorcado en el parque de Santiago o en ocasión de la actividad en el Malecón organizada por nacionales haitianos la cual tuvieron que suspender porque los propagadores de odio de profesión amenazaban con sacar las armas contra unos deportistas.

Las raíces del odio son las mismas en todo el mundo. Los métodos para difundir y promover ese odio son iguales en todo el mundo, la palabra que en todo el mundo describe este odio se llama fascismo.

La gente decente tenemos la tarea de velar para que instancias como estas no contaminen la sociedad y la democracia y los espacios progresistas que los ciudadanos a costa de luchas y muertos, nos hemos ganado en el transcurso de los años.

No existe derecho a la libertad de difusión del odio, no existe derecho a la libertad de expresión de la intolerancia, no se dejen confundir.

Atentamente,
Dr. Manuel María Mercedes

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba