Diáspora

Familia de dominicanos con COVID-19 cuenta cómo sufrió y supera el virus en Nueva York

La hija mayor fue diagnosticada con el coronavirus y los cuatro sufrieron los síntomas

“El virus vino a matarnos”, exclamó el reconocido activista dominicano Miguel Estrella, ex presidente del Instituto Duartiano USA y actual empleado de la Autoridad Metropolitana de Tránsito (MTA), quien está contagiado por el coronavirus desde hace dos semanas, junto a su esposa Arelis Mejía su hija Tesoro y su hijo Kamil, quienes permanecen en cuarentena en su residencia del Alto Manhattan.

Estrella, quien habló con este reportero la noche de ayer lunes por teléfono sobre el contagio de él y su familia, alertó a quienes todavía no creen en los estragos reales del coronavirus, a que se acojan a las medidas de las autoridades en todos los países del mundo, especialmente quedándose en sus casas.

Relató que comenzó a sentir los primeros síntomas del virus letal, después que su hija llegó a la casa, con fiebre alta y dolores de cabeza insistentes, por lo que pudo ir a la escuela al día siguiente.

“Pido a todos los dominicanos, latinos y al mundo, que lo tomen muy en serio porque este es un virus que claramente vino a matarnos, eso lo dice mi experiencia personal, porque hay que saber como el cuerpo lucha de manera titánica contra el virus”, añadió.

“Hace unos días, pensé que no iba a sobrevivir al coronavirus. Así estaba mi mente”, expresó Estrella.

Preguntado si había estado en actividades o acercándose a mucha gente en el trabajo, aunque trabaja en una caseta blindada de ventas de tarjetas Metro Card de la MTA que lo mantiene alejado de los pasajeros, respondió que todo empezó cuando la hija regresó a la casa.

“Gracias a Dios, nos estamos recuperando y hoy (ayer lunes) es mi segundo día sin fiebre”, contó Estrella. “Me estoy sintiendo mucho mejor y ya tengo nueve días con el coronavirus”.

Explicó que su hija llegó el lunes a la casa con una fiebre tremenda, la llevaron al médico, la examinaron y le dijeron que le harían una prueba del coronavirus, pero no tenían el kit, por lo que tuvieron que regresar el viernes.

Después de hacerle la prueba a Tesoro, le entregaron los resultados tres días después.

“Arelis y yo, llegamos el sábado del supermercado y nos dijeron que la niña dio positivo. De ahí, asumimos que todos lo teníamos, porque no nos estábamos sintiéndonos bien. Kamil cayó a los dos días con la misma fiebre, pero Arelis cayó un solo día y tuvo siempre constante, aunque el médico nos sometió a todos a cuarentena”, narró Estrella.

“Es una enfermedad muy difícil, el que no lo sabe, que se quede en su casa, porque esto es terrible”, exhortó Estrella.

Entre los síntomas que comenzó a sentirse estaban la fiebre alta, con más de 100 grados, debilidad, estuvo ocho días durmiendo 16 horas diarias, dolores en la espalda, molestias en el cuerpo y dolores de cabeza.

“Aunque el dolor de mi cabeza en mi caso iba y venía, es bien molestoso. La fiebre como familia estaba entre 100 y 104, mientras la mía estuvo entre 100 y 102, pérdida de apetito, que al día de hoy, el mío sigue casi en cero”, añadió Estrella.

Dijo que no tuvieron que ir al hospital, porque Tesoro fue llevada al pediatra y él, habló por teléfono con su doctor, quien después de una larga conversación con muchas preguntas, les recomendó mantenerse en cuarentena.

“En esa fase, se siente que el virus te está venciendo, pero gracias a Dios, hemos superado la fiebre”, agregó.

Estrella dijo que le recomendaron el té de Cúrcuma Salino, parecido al jengibre ayudó bastante a la familia a recuperarse.

Informó que la cuarentena de la familia termina el próximo sábado, pero su trabajo es el que decide.

“Recibí de Dios una segunda oportunidad, mi cuerpo respondió al procedimiento médico, a las medicinas de las que mucha gente me hablaba y gracias también a las oraciones en las que creo mucho, y hoy, ya hemos podido superar el virus, pero fueron días muy difíciles”, agregó Estrella.

Por: Miguel Cruz Tejada

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos