Nacionales

Francisco Alberto Caamaño Deñó, el eterno Coronel de abril

Los tiempos duros forjan personas fuertes, preparadas para enfrentar las adversidades que se presentan en la vida, al mismo tiempo que crea líderes. Muchos de ellos llegándose a consagrar con el título de héroe patrio, como es el caso del Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, cabecilla de la Revolución o Guerra de Abril de 1965.

Caamaño Deñó pasó durante la tensa época de los años 60 navegando en las remolinadas aguas de la política dominicana, sector que en ese entonces pasaba por una notable inestabilidad a causa del ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo y los posteriores golpes de estados que se efectuarían, en especial el del año 1963 a Bosch.

El coronel de abril como también se le conoce, tuvo una activa participación durante la gesta que se libró durante la primavera de 1965 la cual pasó de ser una revuelta popular a ser una lucha patria ya que despertó el patriotismo de los dominicanos en ese entonces.

Por sus acciones el coronel Caamaño se convirtió en el líder y presidente del gobierno constitucionalista apoyado por una gran parte de la población que pedía el retorno del derrocado Juan Bosch al poder.

El líder de la revuelta de abril junto a otros militares, entre ellos el coronel Manuel Montes Arache, Rafael Tomás Fernández Domínguez y Mario Peña Taveras hicieron que gran parte de la ciudadanía que estaba inconforme con el gobierno del triunvirato encabezado por Donald Reid Cabral se volcara a las calles pidiendo su renuncia.

Retrao de Francisco Alberto Caamaño Deñó vestido con traje negro y sombrero

Retrao de Francisco Alberto Caamaño Deñó vestido con traje negro y sombreroARCHIVO GENERA DE LA NACIÓN (AGN)

 

Caamaño Deñó, quien nació el 11 de junio de 1932, pasó a los libros de historia al guiar de manera estratégica a la población insurrecta organizándolas par que formaran la resistencia armada contra las fuerzas del CEFA (Centro de enseñanza de las Fuerzas Armadas), lideradas desde San Isidro por el General golpista Elías Wessin y Wessin.

Además de cargar con la responsabilidad de la insurrección del 24 de abril, el comandante junto a sus seguidores denominados los “Constitucionalista”, se enfrentaron a las tropas norteamericanas que desembarcaron el 28 de abril de 1965 y estuvieron en el país hasta septiembre.

Batalla del Puente Duarte

El líder quien era hijo de Fausto Emigdio Caamaño Medina y Enerolisa Deñó Chapman también estuvo al frente de la batalla que se dio 27 de abril en la cabeza del puente Duarte para impedir a entrada a la ciudad de los tanques y los soldados golpistas del CEFA, hecho que fue la antesala de la intervención de los Estados Unidos.

El Coronel de Abril

A pesar de que el combate fue desigual el pueblo enfrentó las fuerzas numerosas y bien equipadas con puños, piedras, palos, pedazos de hierro y todo aquello que sirviera de arma.

Fue en ese entonces cuando nació el “Coronel de Abril”, por la alianza hecha entre Caamaño y el pueblo la cual perduraría para la eternidad.

La batalla del puente Duarte fue la más importante, porque evitó la entrada de los de San Isidro a la capital.

Muerte del Coronel de Abril

El Coronel de Abril murió en batalla el 3 de febrero de 1973, luego de participar en el hecho histórico conocido como el “Desembarco en Playa Caracoles”, el cual consistió en el desembarco de un pequeño contingente guerrillero que buscaba destituir al gobierno Joaquín Balaguer.

Los guerrilleros entre ellos Caamaño penetraron al territorio dominicano por la Playa Caracoles, situada en la provincia Azua, y se internaron en el corazón de la Cordillera Central, específicamente en la zona de Valle Nuevo.

Luego de varios días, el 16 de febrero, mientras descansaba en la zona de Nizaíto, el grupo guerrillero fue ubicado por un destacamento del ejército.

En el ataque dos de los guerrilleros, Eberto Lalane José y Alfredo Pérez Vargas, resultaron muertos. Caamaño decidió no abandonarlos, por lo que fue capturado herido y fusilado.

Fuente: Listin Diario

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba