Anticorrupción

Fuer­te lla­ma­mien­to de los obis­pos del Perú con­tra la co­rrup­ción

Con un fuer­te pro­nun­cia­mien­to la Pre­si­den­cia del Epis­co­pa­do Pe­ruano, “ante la ac­tual co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca y ju­di­cial del país” y a la vi­gi­lia del Re­fe­rén­dum del 9 de di­ciem­bre, de­nun­cia la co­rrup­ción que ha lle­va­do al “des­pres­ti­gio de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do ge­ne­ran­do un gra­ve daño a la so­cie­dad”.

Co­rrup­ción en­rai­za­da en ins­ti­tu­cio­nes

Los obis­pos pe­rua­nos se re­fie­ren a la “gra­ve cri­sis” que ago­bia el país “como con­se­cuen­cia del de­te­rio­ro de los va­lo­res éti­cos, del si­len­cio cóm­pli­ce, del blin­da­je po­lí­ti­co, de la inacep­ta­ble pri­ma­cía de los in­tere­ses per­so­na­les y gru­pa­les en des­me­dro del bien co­mún”, y acu­san la “co­rrup­ción en­rai­za­da en las ins­ti­tu­cio­nes”, que “se hace vi­si­ble con la im­pli­ca­ción de po­lí­ti­cos y gru­pos de po­der a ni­vel lo­cal, re­gio­nal y na­cio­nal”. Una si­tua­ción, di­cen los pre­la­dos, que “ha ge­ne­ra­do en la po­bla­ción in­dig­na­ción, un cre­cien­te re­cha­zo, una pro­fun­da des­con­fian­za y un cla­mor de au­tén­ti­ca jus­ti­cia”.

Urge eli­mi­nar el fla­ge­lo de la co­rrup­ción

“No se pue­de to­le­rar más con­vi­vir con la co­rrup­ción –es­cri­ben – . Por ello, urge eli­mi­nar este fla­ge­lo de for­ma in­me­dia­ta y ca­na­li­zar el re­cha­zo de la so­cie­dad ha­cia el for­ta­le­ci­mien­to re­cons­truc­ti­vo de las ins­ti­tu­cio­nes, ga­ran­ti­zan­do el Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de de­re­cho y un sis­te­ma de jus­ti­cia ín­te­gro, ho­nes­to e in­de­pen­dien­te que im­pon­ga san­cio­nes efec­ti­vas a los que sean pe­nal­men­te res­pon­sa­bles, en el mar­co de la le­ga­li­dad y el res­pe­to al de­bi­do pro­ce­so. La jus­ti­cia es para to­dos y na­die debe elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad fren­te a la ley”.

El ca­mino es el de la es­ta­bi­li­dad y for­ta­le­ci­mien­to de­mo­crá­ti­co

Con un fuer­te cla­mor los pre­la­dos ex­po­nen “la im­pe­rio­sa obli­ga­ción” de sen­tar las ba­ses del país “a par­tir de la re­ser­va y con­cien­cia mo­ral de la po­bla­ción, de los va­lo­res hu­ma­nos y cris­tia­nos, así como la es­cu­cha del cla­mor de las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes”. Y tras in­ter­pe­lar so­bre el le­ga­do que se quie­re de­jar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, re­cla­man la ur­gen­cia de “re­com­po­ner la cla­se po­lí­ti­ca, con­so­li­dar los po­de­res del Es­ta­do en su in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía; las fa­cul­ta­des de de­re­cho de­ben ten­der a la edu­ca­ción éti­ca de la le­ga­li­dad para un cam­bio de la cul­tu­ra ju­rí­di­ca exis­ten­te, re­nun­cian­do a sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res, opor­tu­nis­tas y de­ben ve­lar por una vida dig­na y jus­ta para to­dos”.

“No exis­te otro ca­mino que el de la es­ta­bi­li­dad y for­ta­le­ci­mien­to de­mo­crá­ti­co”, ase­gu­ran.

In­for­mar e in­for­mar­se so­bre el pró­xi­mo re­fe­ren­dum

Alu­dien­do al re­fe­rén­dum del 9 de di­ciem­bre, re­cuer­dan “que este ins­tru­men­to de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na pone en ma­nos de to­dos los pe­rua­nos la opor­tu­ni­dad de en­cau­sar la fuer­za de un pue­blo que hoy cla­ma por un cam­bio ra­di­cal”, y sub­ra­yan el de­re­cho de que la ciu­da­da­nía sea in­for­ma­da, y tam­bién la obli­ga­ción de la mis­ma de in­for­mar­se “a fin de emi­tir un voto cí­vi­co, cons­cien­te y res­pon­sa­ble”.

Los obis­pos se po­si­cio­nan en la cer­ca­nía del bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia del Perú, que ten­drá lu­gar el 28 de ju­lio de 2021, como pun­to de en­cuen­tro para que los pe­rua­nos se unan en la cons­truc­ción de un país cada vez más jus­to, para com­pro­me­ter­se en for­ta­le­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca y en ele­gir au­to­ri­da­des con ver­da­de­ra vo­ca­ción de ser­vi­cio, pro­bas y ho­nes­tas, que acom­pa­ñen el an­sia­do desa­rro­llo in­te­gral del país.

Com­pro­me­ter­se con va­len­tía

Con la me­mo­ria en la for­ta­le­za de la re­ser­va mo­ral de los pe­rua­nos, los obis­pos in­vo­can a to­dos, por úl­ti­mo, a com­pro­me­ter­se “con va­len­tía” para la re­cons­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, con las pa­la­bras del Ro­mano Pon­tí­fi­ce en su vi­si­ta al país “el alma de una co­mu­ni­dad se mide en cómo lo­gra unir­se para en­fren­tar los mo­men­tos di­fí­ci­les, de ad­ver­si­dad, para man­te­ner viva la es­pe­ran­za”.

El pro­nun­cia­mien­to está fir­ma­do por Mons. Nor­ber­to Strot­mann, M.S.C. Obis­po de Cho­si­ca y Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la CEP, por Mons. Ro­bert Fran­cis Pre­vost, O.S.A., Obis­po de Chi­cla­yo y Se­gun­do Vi­ce­pre­si­den­te de la CEP, el Car­de­nal Pe­dro Ba­rre­to Ji­meno, S.J. Ar­zo­bis­po Me­tro­po­li­tano de Huan­ca­yo y Pri­mer Vi­ce­pre­si­den­te de la CEP, y Mons. Mi­guel Ca­bre­jos Vi­dar­te, O.F.M., Ar­zo­bis­po Me­tro­po­li­tano de Tru­ji­llo y Pre­si­den­te de la CEP.

(Gri­sel­da Mu­tual – Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­ca­ne­news.va)

Agencia SIC

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba