Columnas

Función pública

Por: Rafael Ciprián

La Administración Pública (AP) es el Estado. Esa es la definición más sencilla, directa y general que se puede dar de ese concepto, conforme al Derecho Administrativo. Pero son muchas las formas y diversos los recursos discursivos que se pueden usar para conceptualizarla.

También podemos afirmar que la AP es el conjunto de entes, órganos, poderes e instituciones que conforman el aparato político en que jurídicamente está organizada y representada la nación.

Esto es, que en nuestro país la AP está constituida por la suma de los tres poderes del Estado, o sea, el Legislativo, con el Senado y la Cámara de Diputados, y sus dependencias; el Ejecutivo, con la presidencia de la República, los institutos castrenses, los ministerios, direcciones generales, órganos centralizados, descentralizados y autónomos, y demás dependencias;

Y el Poder Judicial, con los tribunales, desde los juzgados de paz y municipal, pasando por los de la instrucción, primera instancia y corte de apelación, y las jurisdicciones especializadas, hasta llegar a la Suprema Corte de Justicia (SCJ), en la función jurisdiccional; el Consejo del Poder Judicial, en lo administrativo; la Escuela Nacional de la Judicatura, para la capacitación del personal de la administración de justicia; la inspectoría general, que vigila e investiga las actuaciones que riñan con la legalidad, la ética y la moral.

Dentro del Poder Judicial, además, existe el Ministerio Público, con su orden jerarquizado y departamental.

Tiene la misión de investigar y realizar la acusación y persecución para sancionar a los que violen el sistema jurídico e incurran en crímenes y delitos.

Y los extra poderes, denominados como altas cortes, son el Tribunal Constitucional y el Tribunal Superior Electoral.

La SCJ también es una alta corte, como máximo tribunal dentro del mencionado Poder Judicial.

Pero la AP también es, individualmente, cada ente, órgano o institución del Estado. Por ejemplo, el Ministerio de Salud Pública es la AP, como lo es cualquier otro ministerio, dirección, órgano o institución, ya sea centralizada, descentralizada o autónoma.

Así las cosas, es necesario precisar que la función esencial de la AP es una: servir de la mejor manera a los ciudadanos y a todas las personas que se encuentren en el territorio nacional. Por eso los funcionarios y los demás empleados son servidores públicos. Nada más, ni nada menos.

La AP está siempre y plenamente sometida al ordenamiento jurídico y al control jurisdiccional, conforme a los artículos 138 y 139 de la Constitución. Sólo puede hacer aquello que la ley, en sentido amplio, manda o la faculta. Fuera de ahí no puede nada. Serían anulables sus actos, aunque les duela a los pichones de trujillitos con cargos públicos que sufrimos.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba