Columnas

Garantía de garantías

Por: Rafael Ciprián

(3-3)
Entonces, cuál es la garantía de todas esas garantías que tenemos en el sistema, y que regularmente muchos abogados y juristas constitucionalistas no piensan en ella? Es el Estado Social y Democrático de Derecho (ESDD), proclamado por el artículo 7 de la Ley Suprema.

La Norma de normas, en el referido artículo 7, reza: “La República Dominicana es un Estado Social y Democrático de Derecho, organizado en forma de República unitaria, fundado en el respeto de la dignidad humana, los derechos fundamentales, el trabajo, la soberanía popular y la separación e independencia de los poderes públicos.”

En efecto, sin ese ESDD todas las demás garantías son ineficaces, mitos, poesía, humo. Cuando los ciudadanos, en sentido general, y los profesionales del derecho, en sentido particular, comprendan cabalmente esa verdad, entonces, y solo entonces, nuestro país dará el salto a la sociedad que todos deseamos.

Esto es, la sociedad que tenga instituciones fuertes y respetadas, donde se protege la dignidad humana y los demás derechos fundamentales, la sociedad democrática verdadera, en que jamás se domina a la población y siempre se gobierna con el criterio de gestionar el ESDD con criterios de servicio, porque el gobierno sería del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, como lo planteó el libertador de los esclavos, Abraham Lincoln. Y no es una utopía. Es realizable.

Si existe el ESDD, como la nación jurídica y políticamente organizada, consciente de sus derechos y dueña de su destino, se respetarían los principios de la inviolabilidad de la soberanía popular y de la división de los poderes públicos. Se cumpliría el fundamento de la Constitución, que es “…el respeto a la dignidad humana (…) y la indisoluble unidad de la Nación, patria común de todos los dominicanos y dominicanas.”

El principio de la supremacía de la Constitución sería sagrado: “Todas las personas y los órganos que ejercen potestades públicas están sujetos a la Constitución, norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico del Estado. Son nulos de pleno derecho toda ley, decreto, resolución, reglamento o acto contrarios a esta Constitución.”

Y la función esencial del ESDD sería una realidad: “la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto de su dignidad y la obtención de los medios que le permitan perfeccionarse de forma igualitaria, equitativa y progresiva, dentro de un marco de libertad individual y de justicia social, compatibles con el orden público, el bienestar general y los derechos de todos y todas.”

Pero el ESDD espera por su construcción. Y solo lo tendremos cuando sepamos que es la garantía de las garantías de todos los derechos, y de la vida civilizada. Y debemos luchar para materializarlo.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos