Ciencia & Tecnología

Generación de Zombies Automatizados

El teléfono móvil, es una de las herramientas tecnológicas más usadas de los últimos tiempos, muchos son los usos que puede darse a esta maravilla de la humanidad.

Pero existe una condición que afecta a más del 80% de la población mundial, y es la adicción que produce. Con los avances de la ciencia y la tecnología,  puede decirse que vino a facilitar la vida a muchas personas,  pero también, a otros, vino a trastornarla.

No es que esté en contra de los avances de la tecnología y el desarrollo de la humanidad, al contrario; apoyo las iniciativas y nuevas invenciones que contribuyen al mejoramiento social.  Debo agradecerle a su  inventor, Martin Cooper,  al  soñar  con este aparato capaz de comunicar, nunca imaginó hasta donde llegaría y las transformaciones que tendría  hasta la fecha.

En la actualidad, la mayoría de la población mundial, cuenta con un teléfono portátil,  Albert Einstein: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas”.

Es  lo que ocurre ahora, la mayoría de los jóvenes, adultos y viejos tienen un celular, pero  la adición que produce  este artefacto tecnológico, se ha perdido parte de la educación y los valores en la sociedad. Las constantes mejoras al aparato, ponen  de cabeza a muchos alrededor del mundo.

Cada  cierto tiempo, salen nuevos modelos y los adictos hacen uso de préstamos bancarios para obtener el último modelo de Smartphone.  Pero el verdadero problema va mucho más allá de lo económico, es más moral y humano.

Por ejemplo las conversaciones suelen ser muy  diferentes a las de antes,  las personas no se suelen mirar a los ojos y las fiestas que antes eran para compartir, se han convertido en una sala digital. Los buenos modales se han perdido, es muy raro escuchar las personas, decir, “Buenos días”, “Buena tardes”,  pues, tienen siempre los audífonos puestos en sus oídos, lo que no permite ni siquiera que escuchen  si  otra persona les saluda.

Otra de las consecuencias de la adicciones a los smarfhone, son los accidentes de tránsito, muchas personas han perdido la vida por que un conductor, estuvo texteando mientras conducía, o fue a parar a un desfiladero. Las consecuencias son brutales, dolorosas y lamentables, pero no es que el aparato sea el culpable;  los culpables son aquellos que no tienen control de sí mismos y son capaces de poner por encima, algo material y perecedero, y dar menos valor a lo realmente importante en la vida.

Hacen uso de las grabaciones  para los hechos que ocurren a su alrededor, y se olvidan de ayudar al necesitado, para ellos es más importante tener un vídeo, documentar todo y ser el primero en subir las informaciones a las rede sociales; de hecho,  no tienen ningún respeto  por las víctimas o  sus familias.  Sería bueno hacer un llamado a la conciencia, a  la lógica, pues si seguimos sumergidos en nuestro propio yo,  sé que llegara el día en que la tecnología desplace al hombre y solo habrá una generación de  sombíes automatizados.

 

Por: Marisol De Los Santos

 

 

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba