Salud

Gigantomastia, condición cada vez más común en RD

El desarrollo excesivo de las mamas puede ocasionar tanto problemas físicos como emocionales en quienes lo padecen

El crecimiento excesivo de las mamas es una condición de salud cada vez más frecuente en la República Dominicana y el mundo.

De acuerdo con el cirujano plástico, Orlando Vargas Almonte, la gigantomastia es todo crecimiento por encima de 3.5 libras, es decir, por encima del peso normal que va desde 200 a 400 gramos, que equivale de 0.6 a una libra en promedio.

“Hasta el momento no existen causas definidas, sin embargo, algunos estudios han reflejado que el aumento desproporcional de las mamas, en este caso la gigantomastia, se produce por trastornos hormonales y por factores hereditarios”, puntualizó.

Clasificación

Esta patología, según Vargas Almonte, inicia en la pubertad entre los 11 y 12 años, debido a que la etapa de la adolescencia presenta cambios hormonales. Además, es una de las etapas más duras para las jóvenes que, generalmente, se sienten acomplejadas ante los cambios que experimenta su cuerpo. Los pechos son una parte de nuestra anatomía que más inseguridad genera a ciertas edades.

De acuerdo con estudios esta patología se puede presenciar en ciclos diferentes.

La bilateral que es cuando el crecimiento se desarrolla en ambos senos. Aunque se han dado casos de gigantomastia gestacional unilateral, que se producen como consecuencia del aumento de una mamas sobre la otra, por las hormonas circulantes.

Mientras que la gestacional, es cuando aparece en el embarazo, pero el problema suele desaparecer por sí solo, tras el parto. En cambio, si la malformación persiste es recomendable consultar con un especialista para analizar la viabilidad de un posible tratamiento.

¿La gigantomastia sólo afecta a mujeres?

En hombres sucede por eventos asociados con la obesidad o alguna patología tumoral en la tetilla del hombre.

Consecuencias

Según el especialista de la salud, una de las complicaciones más comunes es la desviación de la columna dorsal e irritaciones en la piel en la parte del surco mamario, además de dolores en la cabeza, cuello, hombros y espalda.

“En República Dominicana es muy frecuente sobre todo por la característica de la raza que predomina en nuestro país, que es la raza mulata”, destacó.

De acuerdo al testimonio de una joven que padecía esta condición, el crecimiento de sus mamas le cambió la vida, debido que esta transformación le impedía realizar sus actividades cotidianas. A esto le sumó la carga emocional que hacía de su vida una montaña rusa por sus cambios anímicos. “La verdad es que después de la operación, he sentido un cambio del cielo a la tierra, se acabaron los dolores de espaldas y todas las molestias que venían con este. Era muy incómodo para mí, hasta para elegir los sostenes era un problema. Definitivamente luego de extraer 21 libras entre ambos senos, puedo decir que esta ha sido una de las mejores decisiones que he tomado,” manifestó.

Tratamiento de prevención

Vargas Almonte precisó que aunque se pueden utilizar tratamientos hormonales para prevenir esta patología, estos no son 100 % efectivos y, por esto, es necesaria una intervención quirúrgica.

Antes de la operación de reducción de mamas, el paciente debe realizarse varias analíticas tales como hemogramas, tipificación, glicemia, urea, creatinina, entre otras. Asimismo, radiografías de Torax, evaluaciones cardiovasculares y neumológicas.

Proceso quirúrgico

En este proceso el cirujano hace tres cortes quirúrgicos (incisiones) alrededor de la areola (la zona oscura en torno a los pezones), desde la areola hacia abajo hasta el pliegue por debajo de la mama y a través del pliegue inferior de la mama. Se extraen la grasa, la piel y el tejido mamario adicionales. Se traslada el pezón y la areola a una posición más alta. En ocasiones, la areola se hace más pequeña.

El cirujano cierra las incisiones con puntos de sutura para remodelar la mama.

Recomendaciones

El especialista recomendó lo siguiente:

  • Usar brasieres de algodón que sean del volumen adecuado
  • Mantener la higiene en las zonas del surco mamario, por la humedad que conserva ésta
  • Conservar una postura lo más erguida posible
  • Acudir a especialistas de neurología, ortopedia, neurocirugía para tratar las desviaciones de la columna, que puedan presentarse.
  • Plantearse la posibilidad de una operación de reducción de mamas.

Por: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba