Cartas del Lector

Gobierno municipal

Señor director:
Varias instituciones del gobierno nacional comparten con el ayuntamiento la regulación y gestión de servicios de vital importancia para la vida y el desarrollo de los capitaleños, como la provisión de agua potable y alcantarillado, regulación del tránsito y transporte público, seguridad ciudadana, alumbrado público, asfaltado de calles, entre otros; sin embargo, no se cuenta con espacios efectivos para la coordinación de sus acciones, a pesar de lo que las leyes disponen.

Testimonio de esto se observa a diario cuando brigadas de obreros rompen una calle recién asfaltada para realizar un trabajo del acueducto, por solo citar un ejemplo.

Asimismo, la creación de la provincia Santo Domingo y la conversión en municipios de lo que antes eran sectores del Distrito Nacional, como Herrera, Villa Mella, o la zona oriental, supone una necesidad de coordinación entre las acciones del ayuntamiento del Distrito Nacional y sus pares de los nuevos municipios, ya que la ciudad continúa siendo una sola.

Sin embargo, estos espacios de coordinación no alcanzan el desarrollo y fortaleza suficiente, para producir soluciones integrales a las problemáticas comunes con mayor eficiencia en el gasto público.

Ejemplo de esta falta de coordinación se observa diariamente en el caos del tránsito, en las vías que conectan a los municipios del Gran Santo Domingo.

Una situación similar puede observarse en la limitada participación de los capitaleños en las acciones que implementa el Ayuntamiento del Distrito Nacional.

Las distintas expresiones del tejido social de la ciudad como: ciudadanas, comerciantes, asociaciones comunitarias, culturales y deportivas, industriales, comunidad educativa, comunidades religiosas, juntas de vecinos, juntas de condómines, tienen escasa o ninguna participación en las decisiones del ayuntamiento que afectan positiva o negativamente a sus intereses.

Tampoco se aprovecha adecuadamente las fortalezas y oportunidades que estos actores tienen para contribuir a un desarrollo de la ciudad que sea más incluyente, equitativo e integral; y ni hablar del necesario seguimiento y veeduría de cada ciudadano, ciudadana o sector organizado a la gestión municipal.

Ante esta realidad y bajo la premisa de que el desarrollo debe abrir ventanas de oportunidad para todos y todas, entiendo que el Ayuntamiento del Distrito Nacional, como gobierno de la ciudad, debe abrir las puertas a la participación activa de los distintos sectores sociales en la construcción de un nuevo modelo de ciudad.
Domingo Contreras

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos

Ver también

Close