Curiosidades

Hablemos de sexo o cómo los tabúes sexuales caen poco a poco en Vietnam

En dos años, Huong abortó dos veces. Sin poder hablar libremente en sus casas y sin educación sobre la píldora o los preservativos, muchas vietnamitas creen todavía que el aborto es un método anticonceptivo.

“Me quedé aterrorizada cuando descubrí que estaba embarazada (…) Creo que si nos hubieran hablado de las relaciones sexuales protegidas, no habríamos caído en esta trampa”, explica a la AFP este mujer de 20 años.

Huong, un pseudónimo para proteger su identidad, tenía 16 años cuando supo que estaba embarazada. Una amiga mayor la orientó hacia una clínica privada donde fue operada.

“Tuve realmente daño”. Después, “sentí (…) una gran inseguridad y un gran vacío”, recuerda.

Dos años después, volvió a quedarse embarazada. En aquel momento, más informada, recurrió a la píldora abortiva.

Su caso no es el único en un país cuya tasa de aborto ha figurado durante mucho tiempo entre las más altas del mundo.

Vietnam tiene una población joven y los comportamientos sexuales han cambiado de forma radical en estos últimos años, con el inicio de las relaciones sexuales más pronto y los matrimonios más tarde.

El hecho de que se hayan multiplicado las aplicaciones de citas y que haya una mejor distribución de preservativos y píldoras anticonceptivas ha mejorado la situación.

Pero en casa o en la escuela, el sexo sigue siendo un tema “en cierta manera prohibido”, admite Linh Hoang, de 23 años, decidida a hacer cambiar la mentalidad del país comunista.

La sexualidad protegida no es un tema que se trate y la sociedad “no tiene ni idea de lo que es la educación sexual ni cómo enseñarla”, dice esta mujer que fundó en Hanói con otras tres personas WeGrow Edu, una empresa para hablar a los jóvenes de sexualidad.

Lanzada hace 18 meses, la pequeña empresa vende estuches con compresas higiénicas, pruebas de embarazo y preservativos con explicaciones para utilizarlos. El equipo también organiza encuentros con los estudiantes en una veintena de escuelas de la capital.

Control de nacimientos

Durante décadas, Vietnam ha impuesto una política que limita el número de hijos por familia a dos. Pero por falta de educación y de planificación familiar, esta medida ha disparado los abortos.

En 2005, se contabilizaban 37 por cada 100 nacimientos, según datos del ministerio de Salud.

La política de control de natalidad se abandonó y la tasa de abortos cayó a 12 de cada 100 nacimientos en 2019.

Pero, según los expertos, esta cifra está muy subestimada, ya que muchas interrupciones del embarazo se llevan a cabo en clínicas privadas y no son contabilizadas.

Legal hasta las 22 semanas de embarazo y fácilmente accesible en estos establecimientos, esta práctica se usa con frecuencia, y no sólo en último recurso, según ellos.

Sigue habiendo una “tendencia preocupante” en “considerar que el aborto es un anticonceptivo”, confirma Nguyen Van Cong, un médico joven que ha fundado el programa de educación “We are grown up” (”Somos adultos”).

Su equipo, que ya se ha reunido con miles de estudiantes, aborda temas como la masturbación, el consentimiento o las enfermedades sexualmente transmisibles.

Con la pandemia de coronavirus, Linh Hoang tuvo que interrumpir sus presentaciones, pero sigue proponiendo consejos a través de los estuches que vende.

Cuando lo reciben, “incluso mis amigos confiesan que es la primera vez que tocan un preservativo”, cuenta. Y es el mismo caso “para la mayoría de la gente”.

Por “AFP”

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba