Economía

Hasta los pudientes se defienden comprando barato en las pacas

No está ubicada en una reconocida plaza comercial ni en una avenida principal de la capital. Cuchi vende ropas de paca en el mercado del pueblo de San Cristóbal y con sólo RD$200 me armó un “outfit” para una noche de amigas con un jean y una blusa blanca con pequeños brillos dorados, ambas piezas en buen estado.

Para llegar donde Fiordaliza Cuevas, conocida como Cuchi, quien tiene 23 años vendiendo ropa de marca a precios tan bajos que sorprenden, hay que recorrer tres pasillos, es como un laberinto, pero como mucha gente de la provincia la conoce, solo con mencionar su nombre a la entrada del mercado un buen samaritano te lleva donde ella.

Donde Cuchi no hay maniquíes ni lujosas vitrinas.

Sus exhibidores son solo unas mesas de madera que ocupan gran espacio y en ellas se “tiran” las ropas según su tipo: blusas, sábanas, interiores, vestidos o ropa de niños.

Los pantalones están ubicados en un cuartico que parece un colmado pequeño de campo y al lado de este hay otro con los vestidos de gala y vestimenta femenina de trabajo.

Saber buscar

Para conseguir piezas de buena calidad hay que zambullirse en esa loma desordenada de atuendos, prestar atención y no desesperarse.

Felicia, una clienta de Cuchi, estaba sacando ropa desde abajo, la levantaba un poco más por encima de su cabeza y revisaba cuidadosamente que no estuviese rota o manchada. Sus ojos se cerraban un poco para evaluar cuidadosamente lo que quería llevarse.

“¿Cuchi cuánto vale esto?”, preguntaba Felicia cada vez que veía una ropa que le interesaba. “Eso te cuesta RD$100, pero dime cuánto tienes”, respondía la vendedora.

Así como Felicia, otras mujeres observaban con ojo crítico la paca de Cuchi para llevarse a casa lo mejor. Una de ellas compró una colcha, dos fundas de almohadas y una sábana por RD$500, pero sintió vergüenza cuando vio la cámara del fotógrafo del Listín Diario, Adriano Rosario. A ella le daba pena tener que recurrir a las pacas, vistas siempre con desprecio.

Cuchi lo admite: mucha gente compra de su ropa, pero algunas sienten pena y se ponen “bien bonitas” sin decir de dónde proviene la vestimenta. Es como si esta forma de comprar fuera de mal gusto y chocara con los valores tradicionales, es un tabú. Incluso, cuando el equipo del Listín Diario llegó donde Cuchi, ella miraba desinteresada y no ponía atención a las preguntas hasta que se le aclaró que no se hablaría mal de las pacas.

Se llama “Los Molina”

Hay un mercado en San Cristóbal que vende la ropa a RD$20 en buena calidad.

Los miércoles y los sábados se colocan aquí algunas “guagu¨itas”.

Allí no se anuncian las ofertas mediante una bocina, solo un joven levanta una caja llena de ropa para tirarlas a una mesa gritando de forma jocosa: “pídeme una blusa que yo te la doy a RD$20, pídeme un pantalón que yo te lo doy a RD$20, pídeme lo que quieras que yo te lo voy a dar”.

En medio de este ambiente el miércoles que el equipo del Listín Diario fue al lugar había más de 15 personas rebuscando y agarrando lo de más calidad en una especie de “sálvese quien pueda”.

Ropas de niños, de damas y de caballeros, todas a RD$20 y la gente de San Cristóbal no desaprovecha la oportunidad porque “es de marca y por más que se lave no se daña como la de las tiendas”. Residentes en Santo Domingo visitan esta provincia solo para comprar pacas y a los dueños de grandes comercios no les ha quedado de otra que ver cómo se le comen los caramelitos.

DATOS

Amenaza

Un documento del Ministerio de Economía destaca que las importaciones de ropa usada (con precios más ventajosos) son “perjudiciales” para el desarrollo de la industria local de confecciones.

Impedimento

Algunos países, como Bolivia, prohibieron la importación de ropa usada para proteger el mercado interno y la producción nacional.

También lo han hecho Argentina, Colombia y otros.

Jhenery Ramírez/ Listín Diario 

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos