Deportes

Hoy va por su anillo de campeón: Al Horford un grande de la NBA

Apropósito de la serie final de la NBA 2023-2024 en la que el dominicano Al Horford regresa, siendo el único dominicano que ha jugado en esta etapa del mejor baloncesto del mundo, les invitamos a conocerlo desde la mirada de su madre, la periodista Arelis Reynoso.

Lo primero es que se hizo un plan de vida que él mismo diseñó. A la edad de nueve años, él asistió a un campamento de baloncesto en Miami, donde los coaches de la Universidad de Miami eran los directores.

Yo los había conocido, y me enteré de una referencia interesante de que ellos tenían un campamento para niños de 9 a 14 años. Llevé a Alfred Joel allá y estuvo yendo como por tres años.

Cuando un niño de esa edad te dice que va a ser NBA, por más buen padre o buena madre que tú seas, te lo está diciendo un niño, yo nunca pensé que eso fuera a pasar.

También interesante es resaltar que yo soñaba con que él jugara a béisbol, tenía todo, sus spikes, su uniforme, estaba en una liga, pero me dijo, como tú me has acostumbrado, a los seis años me dijo eso, que nada se deja por mitad, que cuando uno comienza algo hay que terminarlo, voy a terminar la temporada e inmediatamente quiero que me busques una academia porque yo quiero aprender a jugar baloncesto.

“Me dice, “mami, discúlpame”, él siempre ha sido muy maduro para su edad y era bien caballeroso, bien gentil a esa edad. Entonces me dijo, “tú no me has cumplido lo que me prometiste, buscarme la academia”. Y comencé a explorar y me encontré con la academia de Leandro de la Cruz”.

Fui y lo inscribí, su primera entrenadora fue Teresa Duran. Y Teresa me dice que en toda su experiencia tratando con niños, nunca había visto a esa edad un muchacho coger un pedacito de tiza y escribir las jugadas y las estrategias. ¿Que quién le había enseñado eso?

Entonces, mis palabras fueron textuales, “si vas a jugar otro deporte que no sea el béisbol, me vas a tener que demostrar que valió la pena no practicar la pelota y sí el baloncesto”. Entonces me dijo, pues escríbelo porque así va a ser. Pasó, tú sabes, un tiempo en la escuela, en el Colegio de La Salle, él comenzó en el cuarto de primaria hasta octavo.

Al Horford adolescente

EL PLAN EN USA

El plan había sido que en la escuela secundaria era que él iba a venir a los Estados Unidos, como su papá vivía aquí, había formado una familia, porque cuando Tito y yo nos divorciamos, yo me quedé con la custodia de mi hijo y lo único que yo hice fue criarlo, educarlo y darle toda la felicidad, todas las alegrías pertinentes para un niño de esa edad. Y ustedes, que son mis colegas, que me vieron en esa etapa, sabían que yo no iba a ningún sitio si yo no me llevaba a mi muchacho. Él aprendió a valorar el tiempo, el espacio, los esfuerzos, los sacrificios y creo que eso ha sido su escuela, porque ahora él es papá y él a cada rato me dice, mami, yo lo único que estoy haciendo es lo que tú hiciste por mí una vez.

SU EDUCACION EN RD

En el Colegio de la Salle, él entró en cuarto de primaria y con Fernando Teruel y Faisal Abel comenzó una nueva etapa porque la educación inicial de él fue en un colegio Montessori aquí en Estados Unidos y cuando yo retorné al país decidí dejarlo en esa misma educación porque yo quería que su educación inicial estuviera ahí.

Cuando él entra el primer día de clase en La Salle, me dice mami, llega a la casa, yo no estoy en cuarto yo estoy en quinto, ¿qué pasó? sí, yo estoy en quinto, al otro día corriendo, tú sabes que antes uno no mandaba correo electrónico rara vez uno llamaba, entonces voy a la escuela a saber lo que había pasado y la señora me explicó que como lo vieron tan alto le dieron un examen de quinto o sea que él en tercero de primaria para pasar a cuarto recibió un examen de quinto grado pero yo le dije que no, no me interesaba que lo subieran de curso y les expliqué que su educación inicial había sido en inglés y yo estaba enfocada en que él viviera todas sus etapas y que afianzara el idioma español que lo comenzó prácticamente de lleno en la escuela justo en tercero de primaria, o sea que para mí también fue bien responsable de asumir todas las etapas de su vida y ha sido una bendición Alfred Joel.

LA PARTIDA A USA

Ha llegado el momento, llegó la hora de la partida, no se lo dije a nadie de mi familia porque yo sabía que ellos me iban a criticar y no iban a entender el plan de vida que mi hijo había diseñado para él y que yo quería apoyar cuál era el plan de vida, venir a hacer sus estudios secundarios porque él quería tener una beca universitaria y jugar a ese nivel universitario porque su sueño era estar en la NBA.

DECISIÓN ACERTADA

Entendí el concepto de vida que él tenía que pasar, porque los hijos uno los tiene que dejar volar.

Nosotros somos sus padres, pero no para estar con ellos eternamente. Entonces si a mí me pasaba algo, Alfred Joel no se iba a quedar en República Dominicana. Su sueño era estudiar antropología, por lo tanto, si no hubiéramos quedado en el país, él hubiese sido un antropólogo, pero te aseguro que hubiera estado llevando resumé debajo del brazo y a lo mejor nadie le hubiera dado trabajo, porque tú sabes cómo se vive en nuestro país, Manuel, y no es fácil cuando tú haces una carrera, haces una maestría y en tu país no hay espacios para ti.

Y el talento y las habilidades deportivas no se hubiesen desarrollado al nivel que se hicieron.

DISTANCIA SIN VERSE

Duramos 11 meses sin vernos, yo en esos 11 meses me busqué como tres trabajos más, tenía el trabajo en la emisora, en la cadena espacial con Miguel Ángel Núñez, con Rubén Camilo, que era quien dirigía esa estación de radio, con Henry Pimentel, con Freddy Aguasvivas, un equipo de profesionales que me dio la oportunidad para yo empezar a leer las primeras planas de los periódicos en la mañana, que me dieron la oportunidad para coordinarles a ellos los invitados, y yo me levantaba a las 5 de la mañana y cogía, claro, AL estaba ahí todavía cuando yo hacía ese trabajo, pero lo que te quiero decir es que no conformé con eso, tenía mi sección deportiva en el canal 25 de ahí, de la cadena espacial, que era en la Núñez con 27, yo bajaba a Cinevisión, iba a mi casa, me quitaba el maquillaje, me vestía, para irme a un empleo que tenía en SEDEFIR, eso fue del 1996 al 1998, y ya luego de ahí ya no estuve más, y me busqué otros empleos, organizaba eventos, hacía maestrías de ceremonia, hacía todo para poder ahorrar y visitar a mi hijo después de 11 meses sin verlo.

Vino a Estados Unidos a los 14 años, y yo vine faltando tres días para él cumplir sus 15 años.

EL DRAFT 2007

Cree en ti y sabes que los números están ahí, que todos los entrenadores estuvieron ahí, mirando tu comportamiento dentro y fuera de la cancha, tu forma de obedecer, tu forma de saber asumir lo que te conviene hacer. Él, por supuesto, era, ya sabes, un poco como, bueno, mami, pero no sé, estaré en ese draft, pero quién sabe qué va a pasar. Y la respuesta fue una gran bendición de Dios.

En 2007, en el Madison Square Garden, pudimos ver que el número uno era Greg Oden, el número dos era Kevin Durant y el número tres era mi hijo. Histórico para nuestro país, porque no había ningún jugador latinoamericano que hubiera tenido esa posición en un draft.

CON ATLANTA

Alfred Joel fue seleccionado por los Atlanta Hawks. Desde el primer día recuerdo que su primer partido fue contra Dallas y Dirk Nowinski, que jugaba allí. Al final corrí, corrí y lo alcancé.

Me presenté ante él, soy la madre de AL. Cuéntame, estoy muy entusiasmada con su primer juego, ¿qué opinas? Y me dijo, bueno señora, felicidades. Estoy frente a un joven que llegó, y de novato, ni siquiera tiene la letra N. Va a ser un gran jugador, va a durar muchos años en la liga.

Siempre después de cada juego, yo iba corriendo a preguntar, en esos dos primeros meses, él jugando, qué pensaba, que tal cosa.

LA PREPARACIÓN

Alfred Joel cuida su cuerpo de una manera impresionante. Tiene su entrenador personal de baloncesto, tiene un chef que está siete días a la semana al pendiente de equilibrar su dieta. Más que dieta, su nutrición. Hace ejercicio todos los días.

Una vez finalizado el partido, hace ejercicio.

FE Y TEMEROSO

Me dice, mamá es verdad, voy a jugar, pero el juego es mi trabajo. Y todo lo que le pueda pasar, siempre está dispuesto a aceptar todo lo que venga y poder poner el toque personal que él siempre pone a todo lo que les rodea. Es un niño temeroso de Dios que tiene como prioridad levantarse por la mañana y acostarse, para agradecer a Dios por todo.

SIEMPRE RODEADO DE LOS MEJORES

Alfred Joel ha tenido también en su carrera el privilegio de poder estar en una élite de jugadores súper destacados en todos los niveles, en todos los aspectos y en 17 años que tiene, a excepción de cuando fue a Oklahoma, no estuvo en playoff, estuvo hace dos años en una final y este año regresamos.

FILANTROPÍA

Cuando tú ves que esos resultados valen la pena, que tu hijo no está haciendo las cosas solamente para llenar un requisito o que tu hijo no se está perdiendo y para mí ha sido bastante agradable en todas las etapas de su vida poder recibir de sus profesores, de los directores de escuela, en las universidades, tú sabes que aquí en los Estados Unidos se valora mucho ese trabajo comunitario.

CON SELECCIÓN DOMINICANA

Participó en cinco ocasiones con la selección dominicana de baloncesto. Confieso que nunca quise que lo hiciera porque dije mucho esfuerzo, tanto sacrificio, tanto esfuerzo. Cuando su papá jugaba en la selección pasaron tantas cosas que dije que si tuviera que jugar baloncesto nunca jugaría en la selección porque tenía miedo de que se desconcentrara o que le pasara algo y que no podría seguir jugando al nivel que ha tenido en la NBA.

TOWNS JUGÓ INFLUENCIADO POR HORFORD

Recuerdo a Jackie Cruz, la madre de Carl Towns, quien cuando nos conocimos, me la presentó Pedro Pablo Pérez. Mira, mi hijo quiere jugar porque está tu hijo. Él también quiere estar en la NBA. Para mí fue muy especial poder guiarla y hacerle saber que todo era posible y lo bueno que el talento de su hijo podría ser incluido en la selección dominicana porque el país lo necesitaba.

ATENTO A TODO, MÁS A SU FAMILIA

AL siempre está atento. Es solo que ya tiene una familia, ya sabes, es un poco difícil poder terminar una temporada y decir, aparte de compartir con su familia, voy a hacer esto. Y creo que todo lo que ha dado y ha hecho, lo pueden decir sus propios compañeros de la selección.

Fuente: Panorama

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba