Editoriales Invitados

Ideas empresariales

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) realizó el pasado miércoles en Santiago un encuentro con los representantes de las asociaciones empresariales de la región Norte. Fue un encuentro de definiciones y de planteamientos.

El presidente y el vicepresidente ejecutivo de la principal agrupación del sector empresarial, que ejerce como exponente de la visión del sector privado, expusieron las motivaciones que dieron lugar al encuentro.

El centro de las exposiciones fue plantear la urgencia que tiene el país de hacer reformas. Por los aspectos específicos citados, se entiende que desde el sector privado hay una visión mayoritaria que apunta y apuesta por pactar reformas que impulsen el desarrollo nacional.

Dos semanas antes del encuentro del Conep, la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (Anje) realizó un encuentro para presentar su nueva directiva y allí el presidente electo pronunció un discurso a tono con las demandas reformistas de los empresarios. Anje es considerada como la entidad plataforma para entrenar a los futuros líderes empresariales, la puerta de entrada, la etapa de fogueo.

En ese discurso el electo presidente de Anje, Radhamés Martínez Álvarez, abogó porque las fuerzas políticas, económicas y sociales del país pacten la forma de “financiar el desarrollo sostenible y garantizar la sostenibilidad fiscal a largo plazo”. En resumen, planteó un pacto fiscal acompañado de una ley de responsabilidad fiscal, para que ambas iniciativas permitan una reestructuración fiscal integral con miras a reducir la evasión fiscal, elevar la calidad, eficiencia y transparencia del gasto público, elevar la eficiencia, la transparencia y la equidad de la estructura tributaria, entre otros.

Esos planteamientos, aunque más específicos, están en sintonía con las ideas generales que llevaron los dirigentes del Conep a la reunión de Santiago. El centro de esos planteamientos es la necesidad de reforma que vislumbra el sector privado.

Su visión de que el sector privado haga una reflexión profunda de dónde se encuentra y que sus integrantes unidos se pongan de acuerdo para impulsar la agenda de desarrollo que necesita y merece el país, representa una actitud que el sector público debería al menos estudiar, escuchar porque al fin y al cabo el sector privado es alrededor del 80% de la economía. Escucharlo no implica necesariamente acoger todas sus ideas. Pero algunas son valederas.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos