Turismo

Incertidumbre rodea a empresas que viven del turismo en el este

No saben cuándo podrán volver a iniciar sus operaciones Varias compañías turísticas han cancelado o suspendido al personal

La incertidumbre toca las puertas de docenas de empresas y de al menos 336,480 trabajadores, con un responsable a la vista: el coronavirus, que ha convertido a la actividad turística en República Dominicana, hasta hace varias semanas locomotora de la economía nacional, en un sector sin certidumbre.

El impacto económico y el confinamiento que sufre una parte importante de la población mundial, debido a la pandemia de COVID-19, ya se siente en la hotelería local y en las principales actividades que se sustentan de los turistas que llegan desde el extranjero.

Desde empleados de las empresas turoperadores, de las de excursiones terrestres y acuáticas y del transporte turístico viven el mismo mal: la incertidumbre de no saber cuándo terminará la circulación del virus y puedan volver a sus puestos de trabajo.

“No sabemos cuándo va a mejorar. Los hoteles la mayoría han cerrado por tres meses, pero no sabemos si van a abrir en ese tiempo. Viene una crisis muy grande para todos aquí en la zona turística (del este). Todos estamos en el mismo barco”, proyecta Albania Martínez Miller, vicepresidenta de la Asociación de Empresas Acuáticas.

Martínez Miller asegura que el cierre de las empresas acuáticas provocó que 1,225 personas se quedaran sin trabajo. Prevé que no todas las compañías del sector que representa van a sobrevivir a la actual crisis.

“A nosotros no nos fue bien el año pasado y venir ahora a esta situación. Venimos arrastrando desde agosto de 2019 el problema que pasó (la muerte de turistas en algunos destinos), no hemos tenido ganancia desde ese mes porque los hoteles no han tenido una ocupación alta”, lamenta.

Dice no saber cuándo puedan volver a trabajar nuevamente, al tiempo de añadir que para que el sector turismo se recupere va a tomar tiempo.

En 2018, en el país 94,704 personan tenían la actividad hotelera como fuente de trabajo directa, mientras que 241,775 de forma indirecta, sumaban 336,480 empleados, según las cifras del Banco Central.

El transporte se frena

La preocupación por sus empleados y negocios también la sufre el sector transporte. El presidente de la Asociación Dominicana de Transporte Turístico (Adotratur), Tusides Santana, cataloga la situación como “gravísima” y revela que cerca de 3,000 empleados e igual cantidad de unidades están paralizadas desde el pasado 19 de marzo.

Dice estar preocupado por la empleomanía de choferes, lavadores y personal de oficina, porque no tiene nada que prometerles, más allá del Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado (FASE), que busca asegurar el empleo, los ingresos y la alimentación de las familias durante el período de emergencia por el COVID-19, prometido por el Gobierno.

Un desastre generalizado

La debacle de un sector que fue hasta hace semanas uno de los pilares de la economía nacional, que aportó en 2019 al fisco RD$10,986.5 millones, se lleva consigo a las turoperadoras. “Es un desastre. Estamos hablando de 37 empresas entre turoperadores y proveedores que nos asociamos para ver qué podemos hacer juntos”, reconoce Manuel Muñoz, presidente de la Asociación de Turoperadores Receptivos, sobre el impacto al sector del coronavirus. Indica que la mayoría de las compañías en la región este han cancelado casi el 85% del personal. Muñoz sostiene que en su caso parará el personal que no sea imprescindible y lo va a liquidar con la promesa de que cuando la llegada de turistas comience a fluir les va a llamar.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos