Editoriales Invitados

Irnos por las ramas

A los dominicanos nos gusta entretenernos con las ramas para no ver el tronco. Eso pasa en todas las crisis en las que preferimos fijarnos en algún detalle insignificante y así no tener que enfrentar el problema real.

Los ejemplos sobran.

En estos momentos estamos metidos hasta la coronilla en una crisis de salud pública que ha provocado una crisis económica, sazonada con un período electoral que, aparentemente va a salir bien, pero que puede crear otra crisis, y entonces aparecen unos señores pidiendo que quitemos la estatua de Cristóbal Colón de la plazoleta de la Ciudad Colonial, siguiendo la moda en los Estados Unidos que en la revuelta de estos días están pidiendo borrar a todos los personajes que representan la esclavitud de los negros. (En el caso de Colón se trataría de un símbolo pues el Almirante no pisó nunca suelo de los Estados Unidos).

Lilís pedía que no moviéramos el altar porque se caerían muchos santos, incluso algunos que son adorados por los “progresistas” de hoy.

No perdamos el enfoque. Hay temas muy importantes que enfrentar.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba