Entretenimiento

José María Cabral: “Estamos creando una identidad cinematográfica con historias genuinas”

Con su nueva película Cabral explora la obsesión de un proyeccionista

El cineasta José María Cabral está de regreso en las salas de cine con su más reciente producción cinematográfica, “El proyeccionista”, película que dirigió y escribió y que es protagonizada por Félix Germán, Cindy Galán y Lia Briones. Ahora Cabral nos habla sobre cómo surgió la idea de su nueva obra cinematográfica y cómo es un reflejo de su amor por el séptimo arte.

¿Cómo surgió la idea del “El proyeccionista”?

“El proyeccionista” nace de la oportunidad que tuve a través de “Detective Willy”. Como tenía una figura conocida como Fausto Mata, tuve el interés de llevarla a los pueblos. Hay un distribuidor móvil que lleva películas a lugares donde no hay cines y cuando hago el recorrido me paso un mes llevando la película a distintos pueblos donde observo a la gente viéndola. Yo que soy fanático del cine dije que tengo que hacer una película sobre esto. Digamos que ese es el entorno por donde se mueve el personaje principal, un señor que está obsesionado con unas imágenes de una mujer pero que desconoce y él tiene que salir a buscarla. Por ahí es que va pasando la trama de la película.

Tu película anterior, “Carpinteros”, fue una producción muy inusual. ¿Cómo fue la transición de volver a una producción más tradicional?

Ambas películas tuvieron sus dificultades y es verdad que fue mucho más inusual por la manera en que se trabajó “Carpinteros” ya que tuve que pasarme nueve meses en la cárcel y entender ese lenguaje, pero hay algo muy interesante en que la libertad es más difícil que la cárcel, que las cadenas. De cierta manera, al filmar en la cárcel estás limitado, estás encadenado a ciertas cosas que se convierten en los recursos y las herramientas que vas a usar. Cuando ti te toca todo lo contrario, esa libertad da muchísimo miedo y creo que es más difícil todavía poder controlar la libertad.

Dado tu amor por el cine, ¿dirías que esta es tu película más personal?

Definitivamente es la más personal porque el cuento que narra la película es de algo muy parecido a mis motivaciones y mis obsesiones. Yo diría que yo pude haber sido Eliseo. Simplemente sucedieron cosas distintas y no se pueden ver a través de los ojos literales, porque lo que se ver en la película no es algo que me pasó a mí, pero el peso dramático, el peso simbólico de lo que le sucede a Eliseo y la forma en que le sucede tiene mucha similitud con la manera en que yo percibí mi infancia, mi adolescencia, mis ganas de hacer cine y por ahí fue que se fue construyendo todo.

¿El trabajar con un actor con tanta experiencia delante como Félix Germán facilita tu trabajo como director?

Yo no le tengo miedo a los actores. Yo sé lo que quiero y parte de lo que quiero también es escuchar. Creo en la duda, en el descubrimiento y en el aporte en equipo. Entonces que sus aportes vengan del lugar del director o del actor o del lugar de los traumas que tenga, de lo que sea, eso es lo que yo quiero. No me da miedo que vengan y me hagan propuestas, es todo lo contrario, con la persona que yo trabaje que no me haga propuestas se va a quedar en una idea vaga. Al final del día esta es una construcción que estamos haciendo un equipo de trabajo y trabajé súper bien con él.

¿Qué tomaste en cuenta durante el proceso del casting de la película? ¿Qué buscabas?

Los ojos, porque es una película de proyecciones y las proyecciones se ven a través de nuestros ojos. Es una película en la que el ojo de los personajes es muy importante porque también los ojos no ven a veces la realidad, entonces, ¿qué estamos viendo todos los días? ¿Proyecciones de qué? Esta es una película llena de proyecciones, no solamente de las que llevan de pueblo en pueblo, si no de las que llevan los mismos personajes por dentro, las que van haciendo hacia los demás y por eso es que yo creo que Eliseo es proyeccionista, hay algo que está proyectando mucho más profundo y mucho más importante que él tiene que descubrir.

¿Crees que a estas alturas del juego el cine dominicano ya es una marca que tiene más respeto en esos festivales?

Hay un interés muy grande por el cine dominicano, por lo que ha logrado en los últimos años, por el hecho también de ser un país que tiene muchas cosas que contar. Somos un país que llama la atención y ahora que estamos creando una identidad cinematográfica con historias genuinas y de nosotros. Creo que el mundo está sediento de saber qué es lo que hay aquí y la mejor ventana para poder transmitir eso es el cine.

José María Cabral durante la filmación de “El Proyeccionista”.
José María Cabral durante la filmación de “El Proyeccionista”. ( )

Con cada una de tus películas explorarás nuevos géneros, ¿esto continuará en tu próxima producción?

Viene un drama de época durante la Guerra Civil del 65. Digamos que sigue siendo drama, que es el género que más he explorado, pero completamente distinto también. A mí no me gusta imponerme sobre la historia, yo creo que cada historia se impone sobre mí y yo soy el medio o el recurso para contar esa historia. Las historias me afectan de una manera muy particular y me mueven. Es verdad que hay una mirada, pero yo no puedo imponer la atmósfera y el sentimiento que me dan cada película y cada personaje, yo creo que deben de ser tratados distintos y además me anima poder probar cosas distintas.

En casi todas tus películas hay escenas de persecución, ¿esto es accidental o es algo que te interesa plasmar en la pantalla?

En “El Proyeccionista” también hay una persecución aunque es a otro nivel y sí, es un buen análisis que has hecho porque has despertado dentro de mí una duda sobre por qué viene esta persecución, si soy yo que me siento perseguido, si estoy persiguiendo algo, es una respuesta que no te puedo dar ahora porque es súper fresca pero me gusta.

Después de siete películas, ¿cómo crees que has cambiado como cineasta desde que iniciaste? ¿Dirías que, por ejemplo, tienes las mismas influencias?

No, jamás, todos los días descubro cosas nuevas, pero ¿cómo he cambiado? Me di cuenta después de “Carpinteros” que no soy el más importante en la historia, que mi rol es ser el que une los personajes o el discurso con el público. Mi trabajo es de mediador. Darme cuenta de eso, no es que le reste a mi trabajo, es al revés, es concentrarme en ese rol fundamental. Me estoy enfocando en ser el medio, no el fin. Yo quiero conectar a la audiencia con los personajes y ese es mi único rol.

Si volvemos a hablar después de que hayas filmado siete películas más, ¿cómo crees que habrás evolucionado como director?

No quiero pensar en eso. No quisiera encadenarme a lo que pudiera pasar de aquí a varios años, yo creo que lo lindo de todo esto es que cada película me lleva a otra. ¿Cómo yo iba a saber que por haber hecho “Detective Willy” iba a terminar haciendo “El Proyeccionista”? Algo que me gusta de esto es la espontaneidad que me permite el cine y no quiero destruirla pensando en lo que puede pasar de aquí a 5, 6 o 7 años, solo sé lo que puedo hacer este año que viene o qué yo quiero este año y eso sí lo puedo manejar, pero no puedo manejar más de un año, me vuelvo loco.

Por: Joan Prats

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba