Entretenimiento

Juan Luis Guerra convierte el Olímpico en una gran pista de baile

La cita del maestro Juan Luis Guerra con el Estadio Olímpico debe ser una tradición en sus conciertos. 

En este 2024, el público dominicano y extranjero llenó el Estadio Olímpico Félix Sánchez a toda capacidad con un área de terreno y VIP de pie para disfrutar de los mejores éxitos de la música tropical que ha brindado el artista durante 40 años. 

A las 9:37 de la noche de este sábado 10 de febrero comenzó la descarga de canciones poéticas para bailar, enamorarse y con sentido social que no dejaron a nadie sentado.

«Rosalía» fue la primera canción y el primer merengue que puso a bailar a las parejas a pesar de la incomodidad.

Una escenografía compuesta por tres pantallas gigantes y dos palmeras en cada extremo, sumado a una escenografía digital que destaca lo tropical, hizo lucir el escenario junto a la agrupación 4.40, quienes se disfrutaron por el igual el repertorio.

«Buenas noches Santo Domingo, nada más hermoso que tocar en nuestro país. Espero que disfruten de este ´Entre el mar y palmeras´. Qué Dios bendiga a nuestra República Dominicana», expresó el artista en medio de la ovación.  

Su primer invitado fue el colombiano Fonseca, quien salió a escena para cantar por primera vez en vivo «Si tú me quieres». (DANIELA PUJOLS)

JLG continuó con «La travesía», «La llave de mi corazón», «Vale la pena», «Como yo», entre otras de su extenso y variado repertorio.

De su nueva producción «Radio Güira», lanzada a finales del 2023 cantó la bachata «Dj bachata» que fue dedicada a su esposa Nora, la musa de muchos de sus hits. Más adelante entonó «Mambo 23».

Su primer invitado fue el colombiano Fonseca, quien salió a escena para cantar por primera vez en vivo «Si tú me quieres». 

Esta colaboración fue galardonada el año pasado con el Grammy Latino. 

Después continuó con un medley de salsa en una especie de resumen de los variados géneros que abordó para un total de casi 30 canciones durante la noche.

Momentos memorables

Vicente García y Juan Luis Guerra. (SUMINISTRADA)

Posteriormente subieron al escenario, Los Hermanos Rosario, Alex Ferreira, Techy Fatule, Melymel y Pavel Núñez, para protagonizar un momento memorable que fue aplaudido por la multitud que llenó el recinto.

«Los hermanos «Bomba» Rosario entonaron con el maestro «Buscando visa para un sueño», un corte social de 1989 que aborda una realidad siempre presente: la necesidad de emigrar.

Luego Janina Rosado y la agrupación tocaron los acordes de «Swing», haciendo que Juan Luis y Los Rosario dieran unos pasitos de baile, algo que mostró camaradería entre ellos. Rafa Rosario agradeció la invitación que resaltó el merengue.

Los Hermanos Rosario y Juan Luis Guerra. (SUMINISTRADA)

El maestro también le puso el sello de calidad a lo que definió como «la nueva generación de compositores» trayendo al escenario a Alex Ferreira, Techy Fatule y Melymel y Pavel Núñez y juntos entonaron la hermosa canción «Amor de conuco» en formato acústico.

Otra participación que también fue aplaudida fue la del también cantautor Vicente García con el hit «Loma de cayenas» (2019).

4-40 en escena

Mariela Mercado, Adalgisa Pantaleón y Maridalia Hernández se unieron al concierto y rememoraron, los inicios de 4.40. Fue como un viaje a los 80 donde un grupo de amigos y soñadores se lanzaron a hacer música.

Una proyección visual en el que se mostró la trayectoria del grupo apoyó la participación de los antiguos integrantes de la banda que lidera Juan Luis Guerra.

Mariela y Maridalia entonaron con Juan Luis «Tú», mientras que Adalgisa apareció después con su inconfundible voz en la emblemática composición «Como abeja al panal», una de las canciones más sentidas, que sacaron besos y abrazos de las parejas.

Desafortunado

Una publicidad del PRM que se coló en el concierto de Juan Luis Guerra fue desafortunada.

Al principio, cuando un juego de luces y drones con los colores de los símbolos patrios formó la bandera dominicana, hubo una algarabía, pero después apareció una propaganda del gobierno invitando a votar por Dio Astacio, candidato a alcalde por Santo Domingo Este y por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) para el periodo 2024-2028 el domingo 18 de febrero.

Esto hizo que reinara la confusión y los comentarios molestos entre los asistentes, pues no era el escenario para hacerlo, pese a que la proyección áerea fue fuera del estadio.

Bachata Rosa

Otra composición social que no faltó fue «El costo de la vida», cantada al unísono. 

Juan Luis dejó a 4.40 luciéndose en el escenario mientras se hizo un segundo cambio de ropa, esta vez más casual con una chaqueta que tenía detrás las letras de «Bachata Rosa» (1990), la elogiada producción que contiene los éxitos que han recorrido el mundo y que marcaron un antes y un después en su carrera y en la música latina.

Y así fue. En las pantallas se proyectaron unas rosas y una voz todos cantaban, con besos incluidos las parejas, «Ay, ay ay ay, amor, eres la rosa que me da calor, eres el sueño de mi soledad, un letargo de azul, un eclipse de mar».

Aunque intentó hacer un «despido», nadie estaba listo para irse y el público coreaba ¡otra, otra!, una dinámica que también la producción colocó en las pantallas con la letra «Otra» y el ícono de un megáfono.

Juan Luis Guerra y 4.40 entregaron entonces «A pedir su mano», «Las avispas», el merengue típico «El farolito» y por supuesto, «La bilirrubina» para un cierre espectacular con pelotas, confetis y una lluvia de fuegos artificiales a las 11:42 de la noche.

Fueron varias las veces que Juan Luis y la orquesta 4.40 hicieron reverencia y agradecieron tanto amor y cariño en un estadio que pese a terminarse el concierto, no se movía. «Gracias, Santo Domingo, los amamos. Gracias», finalizó JLG.

Sin dudas, este 2024 queda para la historia con un concierto que 50 mil personas van a recordar cuando el Olímpico estuvo «Entre el mar y palmeras» y se convirtió en una pista de baile.

Melymel abre el show 

La rapera Melymel fue la telonera del evento y fue recibida con ovación. Interpretó sus éxitos «Francés», Me gusta mi feo» y «Si no te amara».

Cuando sonó la pista del «Capea el dough» el Estadio se encendió con los populares versos de «La Mermelada» y más aún cuando apareció de sorpresa el invitado de Melymel, el rapero Mozart la Para con su parte en este clásico del rap dominicano, tiempo que aprovechó para hacer su famosa improvisación. Ambos artistas agradecieron la oportunidad. 

Luego subió a escena un DJ local que mantuvo a tono la temperatura con los éxitos de Juan Luis mientras todos aguardaban por la salida del maestro con la agrupación 440.

Antes de ingresar al aforo fue habilitado un área de fotografías con bancos y flores ambientada con frases de las canciones «La Bilirrubina» y «Burbujas de amor» y «A pedir su mano» de donde se desprendían burbujas al acercarse al set.

Una vista del estadio Olímpico Félix Sánchez.

Las puertas se abrieron desde las 5:00 de la tarde. La cantidad de gente en las áreas de Terreno y VIP dificultó la movilidad. Más de 50 mil personas asistieron al concierto según los datos suministrados por la producción.

Juan Luis Guerra recorrió parte de Latinoamérica y Europa con su gira «Entre el mar y palmeras» y decidió cerrar en grande en el Estadio Olímpico como profeta en su tierra.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba