Internacionales

Jurado dice que Trump debe pagar US$83.3 millones a E. Jean Carroll en juicio por difamación

Un jurado otorgó 83.3 millones de dólares adicionales a la excolumnista de consejos E. Jean Carroll, quien dice que el expresidente Donald Trump dañó su reputación al llamarla mentirosa después de que ella lo acusara de agresión sexual.

El veredicto del viernes fue la segunda vez en nueve meses que un jurado abordó la afirmación de Carroll de que Trump la agredió en una tienda departamental de la ciudad de Nueva York en 1996. En mayo pasado, otro jurado encontró a Trump responsable de abuso sexual y le ordenó pagar 5 millones de dólares. Este juicio por difamación fue por cosas que Trump dijo sobre Carroll mientras era presidente. Trump sigue insistiendo en que fue acusado falsamente.

El veredicto fue emitido el viernes por un jurado de siete hombres y dos mujeres en un juicio al que asiste regularmente Trump, quien abandonó abruptamente la sala del tribunal el viernes durante los argumentos finales de un abogado de Carroll antes de regresar para escuchar el cierre de su propio abogado y el argumento de refutación completo de otro abogado de Carroll. También se quedó en el lugar para escuchar las instrucciones del juez al jurado.

Fue la segunda vez en nueve meses que un jurado emitió un veredicto relacionado con la afirmación de Carroll de que un encuentro coqueto y casual con Trump en 1996 en una tienda Bergdorf Goodman terminó violentamente. Dijo que Trump la golpeó contra la pared de un camerino, le bajó las medias y la forzó.

  • En mayo, un jurado diferente otorgó a Carroll 5 millones de dólares. Encontró a Trump no responsable de violación, pero sí de abusar sexualmente de Carroll y luego difamarla alegando que ella se lo había inventado. Está apelando ese laudo.

Trump se saltó el primer juicio. Más tarde expresó su arrepentimiento por no haber asistido e insistió en testificar en el segundo juicio, aunque el juez limitó lo que podía decir, dictaminando que había perdido la oportunidad de argumentar que era inocente. Pasó solo unos minutos en el estrado de los testigos el jueves, durante los cuales negó haber atacado a Carroll, y luego salió de la corte refunfuñando «esto no es Estados Unidos».

A este nuevo jurado solo se le preguntó cuánto debería pagar Trump, de 77 años, a Carroll, de 80, por dos declaraciones que hizo como presidente cuando respondió a las preguntas de los periodistas después de que se publicaran extractos de las memorias de Carroll en una revista, daños que no pudieron decidirse antes debido a apelaciones legales. A los miembros del jurado no se les pidió que volvieran a decidir la cuestión de si el ataque sexual realmente ocurrió.

Los abogados de Carroll habían solicitado 24 millones de dólares en daños compensatorios y «una indemnización punitiva inusualmente alta».

Su abogada, Roberta Kaplan, instó a los miembros del jurado en su alegato final el viernes a castigar a Trump lo suficiente como para que detuviera un flujo constante de declaraciones públicas que difamaban a Carroll como un mentiroso y un «trabajo de loco».

Trump sacudió la cabeza vigorosamente mientras Kaplan hablaba, luego de repente se puso de pie y salió, llevándose consigo a los agentes del Servicio Secreto. Su salida se produjo solo unos minutos después de que el juez, sin la presencia del jurado, amenazara con enviar a la cárcel a la abogada de Trump, Alina Habba, por seguir hablando cuando le dijo que había terminado.

«Estás a punto de pasar un tiempo en el calabozo. Ahora siéntate», le dijo el juez a Habba, quien obedeció de inmediato.

El juicio llegó a su conclusión mientras Trump avanza hacia la nominación presidencial republicana por tercera vez consecutiva. Ha tratado de convertir sus diversos juicios y vulnerabilidades legales en una ventaja, presentándolos como evidencia de un sistema político armado.

Aunque no hay evidencia de que el presidente Joe Biden o alguien en la Casa Blanca haya influido en ninguno de los casos legales en su contra, la línea de argumentación de Trump ha resonado entre sus partidarios más leales que ven los procedimientos con escepticismo.

Carroll testificó al principio del juicio que las declaraciones públicas de Trump habían dado lugar a amenazas de muerte.

«Destrozó mi reputación», dijo. «Estoy aquí para recuperar mi reputación y para evitar que diga mentiras sobre mí».

Dijo que había instalado una cerca electrónica alrededor de la cabaña en el norte del estado de Nueva York donde vive, advirtió a los vecinos de las amenazas y compró balas para un arma que tiene junto a su cama.

«Anteriormente, se me conocía simplemente como periodista y tenía una columna, y ahora se me conoce como el mentiroso, el fraude y el loco», testificó Carroll.

La abogada de Trump, Habba, dijo al jurado que Carroll se había enriquecido con sus acusaciones contra Trump y había alcanzado la fama que ansiaba. Dijo que no se justificaban daños.

Para respaldar la solicitud de Carroll de millones en daños y perjuicios, la socióloga de la Universidad Northwestern, Ashlee Humphreys, le dijo al jurado que las declaraciones de Trump de 2019 habían causado entre 7.2 y 12.1 millones de dólares en daño a la reputación de Carroll.

Cuando Trump finalmente testificó, Kaplan le dio poco margen de maniobra, porque no se podía permitir que Trump intentara revivir los temas resueltos en el primer juicio.

«Es un principio legal muy bien establecido en este país que evita que los litigantes decepcionados vuelvan a hacerlo», dijo Kaplan.

«Lo perdió y está atado. Y se le instruirá al jurado que, independientemente de lo que diga en la corte hoy aquí, él lo hizo, en lo que a ellos respecta. Esa es la ley», dijo Kaplan poco antes de que Trump testificara.

Después de que juró decir la verdad, se le preguntó a Trump si mantenía una declaración en la que llamó a Carroll un «mentiroso» y un «loco». Él respondió: «100 por ciento. Sí».

Cuando se le preguntó si negaba la acusación porque Carroll hizo una acusación, respondió: «Eso es exactamente correcto. Ella dijo algo, lo considero una acusación falsa». Cuando se le preguntó si alguna vez instruyó a alguien para lastimar a Carroll, dijo: «No. Solo quería defenderme a mí mismo, a mi familia y, francamente, a la presidencia».

El juez ordenó al jurado que ignorara el comentario de «falsa acusación» y todo lo que Trump dijo después de «No» a la última pregunta.

Al principio del juicio, Trump puso a prueba la tolerancia del juez. Cuando se quejó a sus abogados de una «caza de brujas» y una «estafa» al alcance del oído de los miembros del jurado, Kaplan amenazó con expulsarlo de la sala del tribunal si volvía a suceder. «Me encantaría», dijo Trump. Más tarde ese día, Trump dijo en una conferencia de prensa que Kaplan era un «juez desagradable».

Fuente: AP

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba