Salud

La carne alimento que no puede faltar en una dieta equilibrada; según experta

La carne ha sido durante mucho tiempo un factor importante de la dieta humana. Aunque hay quienes, mediante evidencia científica, desaconsejan su consumo en exceso, otros profesionales respaldan su inclusión como una opción saludable, siempre y cuando se haga de forma moderada.

Este último es el caso Georgia Ede, psiquiatra formada en Harvard que se especializa en psiquiatría nutrici De acuerdo a lo planteado por Eda en su libro “Cambia tu dieta, cambia tu mente”, la carne, incluidas las variedades rojas, mariscos y aves, no ha sido asociada de manera creíble con problemas de salud significativos.

En esa línea, la psiquiatra sostiene que, desde la perspectiva de su área de especialidad, la relación entre la alimentación y la salud del cerebro ha sido uno de los principales objetos de estudio para llegar a esta clase de conclusiones, según un artículo de la autora en CNBC News.onal y metabólica.

La carne se destaca por ser un alimento nutritivo y fácilmente digerible, beneficiando la salud intestinal y manteniendo niveles de insulina estables sin provocar picos de glucosa en sangre, señala Ede. Además, proporciona una amplia gama de macronutrientes y micronutrientes esenciales, algunos de los cuales son difíciles de obtener de fuentes vegetales.

Por ejemplo, estos alimentos son una fuente rica en vitaminas B, incluida la B7 y la B12, esenciales para diversos procesos metabólicos. En tanto, otro de los puntos cruciales a favor de la carne, de acuerdo a un extracto del libro de la psiquiatra que fue citado por CNBC, es su contenido de hierro hemo.

Esta forma de hierro es notablemente más fácil de absorber que la forma no hemo presente en las plantas, lo que contribuye a mantener niveles saludables de este mineral. Además, la carne es una fuente única de vitamina K2, especialmente la forma MK-4, que es esencial para la salud ósea y cerebral.

El papel de la carne en la evolución humana también es destacable para Ede, quien detalla que algunos científicos encontraron que el consumo de carne fue un factor determinante en el desarrollo de la especie humana, permitiendo una mayor inversión energética en el crecimiento cerebral en lugar de en el proceso digestivo de una dieta rica en fibra y vegetales.

Para aquellos que desean incorporar carne a su dieta de manera saludable, hay varias recomendaciones importantes a tener en cuenta. Primero, la experta de Harvard aconseja elegir carnes de alta calidad, preferiblemente de animales criados de forma sostenible y alimentados adecuadamente.

Sin embargo, Ede reconoce que no siempre es posible acceder a estas opciones, por lo que sugiere hacer lo mejor con lo que esté disponible.

Además, no es necesario limitarse a la carne roja; los mariscos, pescados grasos, pato y hígado de ave son alternativas igualmente nutritivas. Es importante optar por carnes frescas y no procesadas siempre que sea posible, así como no temer a las grasas animales naturales, que pueden ser beneficiosas en moderación.

En términos de preparación, se aconseja cocinar la carne con suavidad para preservar sus nutrientes y sabor, evitando quemarla o cocinarla en exceso. También es crucial tener en cuenta las necesidades individuales de proteínas, que varían según diversos factores como la edad, el peso corporal y el nivel de actividad física.

La importancia de moderar el consumo de carne

Finalmente, aunque la carne se considera una parte valiosa de una dieta equilibrada, es importante no excederse en su consumo, ya que esto puede tener efectos adversos en la salud.

En resumen, si bien persisten preguntas sobre nutrición, la respuesta a si la carne pertenece a la dieta humana parece ser un rotundo sí, respaldado por la evidencia y la experiencia clínica, según encuentra la especialista de Harvard.

Por otro lado, en un comunicado de prensa difundido en su sitio web, Ede plantea algunos preceptos que busca sostener en su nuevo libro.

“Descubrir los riesgos y beneficios reales del trigo, la carne roja, el chocolate amargo, las semillas de lino, los huevos, la soja, los lácteos, la avena y el vino tinto para que puedas tomar tus propias decisiones informadas sobre qué comer; evaluar rápida y fácilmente para detectar signos de resistencia a la insulina, una enfermedad metabólica silenciosa y alarmantemente común que priva al cerebro de la energía que necesita para prosperar.

fuente el caribe

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba