Diáspora

La diáspora dominicana en Estados Unidos se siente burlada por los gobiernos

New York.-A pesar de ser un soporte para la economía de la República Dominicana, con el envío de remesas que representan aproximadamente el 12 por ciento del Producto Interno Bruto, la comunidad dominicana en los Estados Unidos, se sienten burladas por los distintos gobiernos.

La diáspora que reside en estados como New York, Massachusetts, New Jersey y Pennsylvania, consideran que muchas veces son tratados por los políticos criollos, como extranjeros, que solo sirven para llenar las arcas del estado dominicano.

Se estima en 2.5 millones de emigrados y descendientes que componen lo genéricamente denominado comunidad dominicana en ultramar, con Estados Unidos a la cabeza como principal país receptor de la emigración. En la región este de la nación norteamericana hay más de un millón 700 mil dominicanos.

Allí aproximadamente 2 millones 200 mil connacionales, el 43% son dominicanos por descendencia que con su labor, ya sea de vendedor en las calles y avenidas, profesionales de diversas áreas, propietarios de establecimientos comerciales con el envío de dinero a sus parientes, se convierten en un sostén importante de la economía nacional.

El activista Radhamés Pérez, lamenta que a pesar de la promesa que en más de una ocasión ha hecho el actual presidente Luis Abinader de derogar decreto 430-17, que obliga al pago de los 10 dólares, esto no se ha cumplido.

Pérez quien además es dirigente de Alianza País, recordó que el Tribunal Constitucional dominicano ratificó mediante sentencia la inconstitucionalidad de dicho decreto, debido a que trata a la diáspora como si fueran turistas al adquirir un boleto aéreo, marítimo y terrestre que tenga como destino República Dominicana.

Bajo la presunción de no ocasionar colas y retrasos en los aeropuertos a los viajeros extranjeros que nos visitan -sea para recreación o con fines comerciales- el gobierno del PLD en la presidencia de Medina legalizó un hurto millonario en perjuicio de los emigrados dominicanos, que ha seguido implementando la administración encabezada por Luis Abinader”, puntualiza Pérez.

Desde abril del 2018 hasta abril del 2022 y basándonos en la cantidad de dominicanos no residentes llegados al país y restando los 22, 542 que recibieron el reembolso, el Estado dominicano recibió la suma de US$41,922,630.

Esto significa en pesos dominicanos, a partir de la tasa promedio anual del dólar del 2018 a 2022, la extraordinaria cantidad de 2,310.5 millones de pesos dominicanos.

Ante la situación de olvido, la comunidad dominicana pide romper desde el gobierno central con la visión utilitarista y reduccionista que siempre ha primado hacia la diáspora.

Igualmente, plantea disponer a articular una plataforma orgánica plural y poderosa que alcance la condición de interlocutor válido ante el Estado nacional y que le obligue a firmar un pacto social que se sostenga en puntos económicos, sociales, políticos y culturales sustantivos para la vida presente y futura de la diáspora.

Aporte económico de dominicanos

El volumen de remesas oficial que en el 2017 fue de 6 mil millones de dólares, conoce, desde entonces, una tendencia al crecimiento estableciendo récords aún en el año 2020, durante la pandemia del covid.

De 7,087 millones en el 2019, alcanzó la suma de $8,219.3 en el 2020, tope récord que fue superado en el 2021 al situarse en $10,750 millones de dólares.

El activista Luis Mayobanex Rodríguez., expresa que desde 2010 a hoy nuestras remesas se sitúan en 65 mil millones de dólares. Esto no incluye las remesas de bolsillo, que en promedio supera mil dólares por persona viajando a República Dominicana.

Indica que, el pasado año las remesas alcanzaron un 11% del Producto Interno Bruto (PIB) dominicano. Casi duplicaron los 5.616 millones en dólares recibidos por el Estado producto de lo que parecer ser el buque insignia en la visión económica del gobierno, esto es el turismo.

Esto le ha permitido una acumulación de las reservas internacionales del país superior a los 13 mil millones de dólares, a la estabilidad macroeconómica y en esta a una apreciación del peso frente al valor del dólar. Así, el crecimiento del PIB que de acuerdo con el gobierno ronda los 91 mil millones es inseparable de los inmensos aportes económicos de nuestra diáspora. (Recordemos que el PIB mide la riqueza que genera un país, a partir del valor que alcanzan todos los bienes y servicios que se colocan en el mercado durante un periodo de tiempo específico que pudiera ser de un año.

Indica que sin las remesas, los niveles de pobreza cada día fueran superiores.

“Nuestros emigrados y sus aportes económicos auxilian la indolencia oficial frente a la histórica deuda social del Estado con el pueblo dominicano en esferas como la salud, la alimentación, educación, alquiler de vivienda y vestimenta”, apunta Luis Mayobanex Rodríguez.

Expresa que su valor lleva a dejar de observar y criticar la visión utilitarista del Estado hacia los migrantes y sus remesas.

Refiere que los gobernantes no logran captar que detrás de las remesas hay todo un conglomerado humano con conocimiento diverso adquirido, con ingresos, ahorros y capacidad de créditos, que resulta vital para el sector productivo nacional y para articular un modelo de desarrollo que ataque a fondo las exclusiones y desigualdades promotoras de la negación de derechos a las grandes mayorías.

Al mismo tiempo refuerza, la condición de país expulsor de sus connacionales a la emigración como es la República Dominicana actual.

“Es con nosotros, los emigrados, no con nuestro descarte, que resultaría posible construir una república regida por un Estado de derecho y la justicia social, así como por los principios de democracia, soberanía e independencia nacionales”, expresa Rodríguez.

Para esto considera obligatorio disponer de una fuerza organizada representativa de la diáspora que adquiera condición de ser una intermediación legítima ante el Estado nacional.

Así como el empresariado dominicano a través de sus instancias asociativas disponen de espacios en la mesa donde, junto al Estado, se deciden los asuntos de orden público fundamentales para el destino de la nación, lo mismo debería de ser válido para un sector, como los emigrantes, que aporta como el que más en la sostenibilidad económica y el desarrollo de la nación.

 

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias? OK No Gracias