Internacionales

La increíble historia del mexicano que inventó los Cheetos Flamin’ Hot resultó ser una mentira

Richard Montañez comenzó a contar su historia a principios de la década del 2000 y ha ganado hasta USD 50,000 por dar pláticas motivacionales. Pasó de conserje a alto directivo de la empresa y Eva Longoria planea hacerle una película biográfica

Un trabajador mexicano-estadounidense que afirmó haber creado los Cheetos “Flamin Hot” cuyo invento lo llevó de la pobreza a la riqueza, fue expuesto el domingo por haber mentido en partes clave de la historia.

Richard Montañez de 62 años ha escrito dos libros en los que cuenta su historia y ha ganado hasta USD 50,000 por dar pláticas motivacionales. Por su parte, Eva Longoria está haciendo una película biográfica de su vida que llevará por nombre “Flamin’ Hot”.

Sin embargo, Los Angeles Times habló con ex colegas y ejecutivos de la empresa de alimentos, quienes cuestionaron la historia de Montañez.

Una mujer en particular, Lynne Greenfeld dijo que fue ella la responsable de desarrollar la marca e inventar el nombre Flamin’ Hot así como el producto.

“Es decepcionante que 20 años después, llegue alguien que no tuvo ningún papel en este proyecto a reclamar nuestra experiencia como propia para después beneficiarse personalmente de ella” dijo al diario.

Montañez no ha comentado sobre los reclamos.

De alguna forma, Montañez estuvo involucrado en el desarrollo de productos, pues se unió a la empresa en 1976 como conserje.

Y afirma que, en ese entonces, llamó al director ejecutivo y le propuso la idea de los Cheetos Flamin’ Hot.

Sin embargo, Frito-Lay dijo que sus registros muestran que no era conserje cuando nació Flamin ‘Hot. Había sido ascendido a operador maquinista en octubre de 1977, poco después de su contratación.

En ese nuevo puesto, de acuerdo con lo que menciona en su libro, encabezó un programa para reducir el desperdicio a lo largo de la línea de ensamblaje.

Greenfeld se unió a la compañía en 1989 y se le encomendó la tarea de encontrar un producto que atrajera los gustos más picantes y que pudiera competir con las frituras llenas de sabor que eran bien vendidas en el Medio Oeste.

Seis de los ex empleados recuerdan que la inspiración llegó de las tiendas de la esquina de Chicago y Detroit, no de California, donde trabajaba Montañez.

Fred Lindsay, un vendedor de la región de Chicago, recuerda claramente haber trabajado en el desarrollo del producto.

“Lo curioso es que escuché hace un año que un tipo de California se estaba atribuyendo el mérito de desarrollar Cheetos Flammin’ Hot, lo cual era una locura”, dijo Lindsay a LA Times.

Foto: Portfolio

“No estoy tratando de tomar el crédito; sólo estoy tratando de dejar las cosas claras ‘’.

En agosto de 1990, se lanzaron las versiones de prueba de Flamin ‘Hot en Chicago, Detroit y Houston. A principios de 1992, estaban a la venta en todo el país. Entonces, la versión de Montañez de los eventos no coincidía con la línea de tiempo.

La historia de Montañez es que se sintió lo suficientemente empoderado como para inventar los Cheetos Flamin’ Hot después de ver un video motivador de Roger Enrico, el CEO de la empresa, quien alentaba a todos los trabajadores de Frito-Lay a “actuar como dueños” y hacerse cargo del negocio.

Sin embargo, Enrico no empezó a trabajar sino hasta principios de 1991, momento en el que el producto ya había sido inventado y probado.

Foto: archivo

Montañez afirma que llamó a Enrico para presentarle la idea y que Enrico voló a Rancho Cucamonga, California, semanas después para presenciar el lanzamiento en persona. Enrico murió en junio de 2016, a los 71 años, en un accidente de esnórquel en las Islas Caimán.

Al Carey, el único alto ejecutivo que apoyó la versión de los hechos de Montañez, admitió que había problemas con algunos detalles y dijo que Enrico no asistió a dicha reunión.

“Por supuesto que las historias crecen, y cuanto más nos alejamos de ellas, más evolucionan”, dijo Carey.

Pero, insistió en que Montañez inventó los Cheetos Flamin ‘Hot.

“Apuesto a que Richard le ha añadido un poco de sabor”, dijo Carey.

“El producto que conocemos hoy como Cheetos Flamin‘ Hot definitivamente no estaba en el mercado” antes de su reunión con Montañez, mencionó Carey.

“Ese producto fue desarrollado por esos chicos de la fábrica”.

Sin embargo, LA Times habló con 20 personas que trabajaron en las divisiones de Frito-Lay y que fueron responsables del desarrollo de nuevos productos hace 32 años, y ninguno recuerda la reunión de Montañez con Enrico y la creación del exitoso producto.

“Si esa historia existiera, créanme, nos habríamos enterado”, dijo Ken Lukaska, quien trabajaba como gerente de producto para la marca principal de Cheetos cuando Flamin ‘Hot era lanzado a nivel nacional.

“Este tipo debería postularse para un cargo si es tan bueno engañando a todo el mundo.”

Montañez ciertamente jugó un papel en el marketing de la empresa, lo que lo llevó a convertirse en director de la marca.

Roberto Siewczynski trabajó en el mercado de prueba de Sabrositas en 1994 como consultor externo y recuerda que Montañez estuvo profundamente involucrado en el proceso.

Dijo que la campaña de marketing de Sabrositas se alineó con lo que Montañez describió en sus memorias para Flamin´Hot, y concluyó que ambas historias se entrelazaron.

“Fui a Rancho Cucamonga”, dijo Siewczynski.

Le dijo a LA Times que le sorprendió saber que el proyecto Sabrositas estaba siendo dirigido por trabajadores de producción y distribución, no por el departamento de marketing, como una campaña impulsada por la comunidad centrada en el mercado latino en Los Ángeles.

Fue algo así como “Oye, la planta realmente quiere hacer esto; Richard realmente quiere hacer esto” y eliminaron gran parte de la gestión tradicional’.

Montañez comenzó a contar su historia a principios de la década del 2000 y Greenfeld se enteró en 2018.

Los abogados de la empresa le preguntaron sobre el nombre de Flamin‘ Hot y les dijo que sin duda, se le ocurrió ella misma.

Los Angeles (United States), 11/10/2019.- US actress Eva Longoria poses for the photographers on the red carpet at the Milk Studios in Los Angeles, California, USA, 10 October 2019. The amfAR is an international nonprofit organization dedicated to the support of AIDS research, HIV prevention, treatment education, and the advocacy of AIDS-related public policy. (Estados Unidos) EFE/EPA/ETIENNE LAURENT
Los Angeles (United States), 11/10/2019.- US actress Eva Longoria poses for the photographers on the red carpet at the Milk Studios in Los Angeles, California, USA, 10 October 2019. The amfAR is an international nonprofit organization dedicated to the support of AIDS research, HIV prevention, treatment education, and the advocacy of AIDS-related public policy. (Estados Unidos) EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

En 2019, cuando la película de Eva Longoria estaba en planeación, Frito-Lays se puso en contacto con la productora para advertirles que la historia de Montañez no era lo que parecía.

Longoria sigue en pie con la película, y se ha completado el casting.

Jesse García, estrella de Quinceañera, quien también ha aparecido en Jarhead y Narcos, interpretará a Montañez y la filmación se llevará a cabo este verano en Nuevo México.

Longoria le dijo a Variety a principios de este mes: “Mi mayor prioridad es asegurarme de que estamos contando la historia de Richard Montañez de manera auténtica”:

Mientras que el segundo libro de Montañez saldrá el próximo mes.

“Ninguno de nuestros registros muestra que Richard haya estado involucrado de ninguna manera en el mercado de pruebas Flamin’ Hot”, escribió Frito-Lay en un comunicado a LA Times.

“Hemos entrevistado a varios miembros del personal que participó en el mercado de pruebas y todos ellos dijeron que Richard no participó de ninguna manera en el mercado de pruebas”.

“Eso no significa que no celebremos a Richard, sin embargo, los hechos no apoyan la leyenda urbana”.

Fuente: https://www.infobae.com/america/mexico/2021/05/17/la-increible-historia-del-mexicano-que-invento-los-cheetos-flamin-hot-resulto-ser-una-mentira/

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba