Columnas

La necrofilia política

Por: Leonardo Gil

La necrofilia es una perversión que tienen algunas personas de sentirse atraídos por los cadáveres, de enamorarse, excitarse sexualmente, adorar y sentir pasión por los cadáveres.  El termino aparece por primera vez en una obra escrita EN 1886 por el Psiquiatra Alemán KRAFFT-EBING , titulada “Psicopatía del sexo”.

Haciendo un paralelo podemos decir que hay políticos que sienten pasión por lo viejo y por las ideas muertas, por políticas públicas que han sido probadas una y otra vez y no funcionan, y sin embargo la vuelven a proponer, la vuelven a abrazar, la vuelven a adorar; la necrofilia política es un mal que está afectando severamente la comunicación política.

La vieja política aún no ha entendido que la sociedad cambio, que la comunicación política cambio, que ya no es posible resolver problemas nuevos con ideas viejas, que la película está cambiando de protagonista, que ya no se trata de que la gente entienda al político, ahora se trata de que el político entienda a la gente; y esta  pasión por las ideas muertas han traído como consecuencia cuatro grandes crisis en paralelo al sistema.

Existe hoy una gran crisis de confianza hacia los políticos, más del 75% de los ciudadanos en América latina tienen poca o ninguna confianza en sus partidos.

Se evidencia una terrible Crisis de identidad porque hoy los ciudadanos perciben que todos son iguales.

Y es latente la Crisis de ideas,  que se refleja en el hecho de que muchos partidos y políticos han renunciado al deseo de presentar un proyecto definido de sociedad, tanto así que la discusión ideología/programática ha desaparecido casi absolutamente.

Y  menos importante  aparece una profunda Crisis de Representación, ya que los políticos y los partidos han olvidado como relacionarse con la ciudadanía fuera del periodo electoral.

La pregunta sería ¿Que está pasando con estos escenarios cambiantes, con  estos entornos inciertos?   Estamos ante un elector que está rechazando a los partidos políticos, que está rechazando la política, que esta auto-organizándose.  Una sociedad que quiere leche sin lactosa, dulce sin azúcar, café sin cafeína, chicharon sin grasa… política sin políticos.

Sera que los políticos no se están preguntando porque la gente prefiere estar en grupos de WhatsApp que en partidos políticos? O no se están preguntando ¿porque prefieren ver los youtuber que ver sus discursos políticos? O ¿porque prefieren compartir los memes que las ideas políticas?

Creo que cambiar la forma de comunicarse, la forma de relacionarse con el ciudadano, de hacer nuevas estrategias de campaña en estas aguas turbulentas, es el reto del momento en esta sociedad que va a saltos quánticos.

Los políticos tradicionales van a tener que reinventarse, en muchos lugares el voto castigo está haciendo su efecto, creo que urge que pensemos en otra forma de hacer política.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba