Salud

La pérdida de peso con automedicación pone en riesgo la salud

Diabetes. Medicamentos para esta condición son usados para bajar “unas libritas”. Riesgos. Consumir fármacos sin supervisión médica puede acarrear problemas en el futuro.

SANTO DOMINGO.-¡Cuánto peso has perdido!, le dijo una amiga a otra mientras se arreglaban el pelo en el salón. Ella le respondió que estaba tomando Metformina, un medicamento para diabéticos, pero que quema la grasa más rápido.

A la conversación se unieron varias mujeres más que confesaron hacer lo mismo, teniendo en común, además de querer bajar de peso, que ninguna era diabética.

Sobre esto, la doctora Girsy Moreta, nutrióloga clínica, explica que hoy está de moda buscar a toda costa el peso ideal y “acuden a métodos muchas veces sin la aprobación médica, como el consumo de hipoglucemiantes como la Metformina, fármaco perteneciente al grupo de las biguanidas, antidiabético o hipoglucemiante oral, que está destinado para el tratamiento de los pacientes diabéticos y prediabéticos”.

Explica que su acción es controlar los niveles de glucosa en la sangre sin llegar a provocar una hipoglucemia y suele también emplearse en el síndrome de ovario poliquístico y en pacientes obesos con hiperglicemia (niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre ), y que no es un medicamento diseñado para la pérdida de peso.

Acción del fármaco

¿Porqué lo emplean para pérdida de peso? Moreta explica que la Metformina se caracteriza por generar la disminución o pérdida del apetito y la reducción en la absorción de glúcidos hidratos de carbono en el intestino. También regula los niveles de insulina, hormona que se produce en las células beta del páncreas, que cuando se presenta en niveles elevados puede desarrollar la “hiperinsulinemia, provocando el acumulo de grasas en las células adiposas o adipocitos”.

Acción reguladora

En conclusión, la Metforina controla los niveles de azúcar en sangre, regulando así los niveles de insulinas y de esta manera controlando el apetito o disminuyéndolo. Por este motivo muchos ven una reducción en el peso cuando la consumen.

La galena destaca que el uso puede provocar efectos que van de leves a severos, entre los leves tenemos síntomas gastrointestinales: náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo cólicos, flatulencias o gases y abdomen distendido, son los más comunes y en algunos casos acidez.

De acuerdo a la especialista, puede presentarse la hipoglucemia, manifestada por debilidad general mareos y sudoración fría, entre otros síntomas. Alertó que su uso prolongado puede desarrollar una deficiencia de vitamina B12, lo cual puede producir anemia megaloblástica.

Recomendación

— Contraindicación
La automedicación no es recomendada, pues este fármaco está contraindicado en patologías como insuficiencia renal y hepática, así como en complicaciones de la diabetes, como la acidosis láctica.

Consulta médica obligatoria

Esencial. Es de vital importancia, a la hora de querer bajar de peso, acudir al profesional del área para que identifique la condición clínico metabólica del paciente, con examen físico y mediciones antropométricas para diagnosticar la obesidad y ver sus causas, así como exámenes de laboratorios que muestren su estado de salud.

No existen fórmulas mágicas a la hora de conseguir el peso deseado, pero “debemos saber que medicamentos como este están contraindicados en el embarazo y la lactancia, alcoholismo crónico, desnutrición severa, deficiencia de hierro, ácido fólico y B12.

Por: Dayana Acosta / El Día

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba