Columnas

La reelección inviable

Por: Eddy Olivares Ortega

Como siempre, estamos siendo testigos del síndrome del continuismo de los presidentes dominicanos, que también podría ser denominado como “la maldición de Balaguer”, debido a que este incomparable caudillo del siglo XX fue estigmatizado hasta su muerte como el responsable de esta perversión de la democracia.

Sin embargo, después de Balaguer todos los presidentes han sido tentados o han sucumbido ante el embrujo de la eterna reelección.

Las reelecciones de los nefastos “12 años de Balaguer” tiñeron de sangre el territorio nacional y colmaron de presos políticos las cárceles. Una muestra de ello fue el atentado perpetrado con una granada, en el año 1969, para asesinar al senador de Pedernales y alto dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), profesor Pablo Rafael Casimiro Castro, para acallar su potente voz, en medio de la lucha contra la reelección balaguerista.

Para un reeleccionista la palabra empeñada tiene el mismo valor que el pedazo de papel con el que Ferdinand Lasalle comparó la Constitución. Pero, mejor digámoslo con una frase popular: “el ambicioso presidente que busca la reelección pierde la vergüenza”.

En el 1970 Balaguer estaba comprometido a apoyar al vicepresidente, Francisco Augusto Lora, quien además ocupaba la función de presidente del Partido Reformista, del que era fundador. Balaguer incumplió su palabra y utilizó el poder para aplastar a Lora y expulsarlo del PR.

A propósito de esa traumática reelección, Sandino Grullón, en su obra Historia Electoral Dominicana, reseña lo siguiente: “El presidente Balaguer ni corto ni perezoso, pronunció un discurso a la nación aceptando el `sacrificio´ de una nueva postulación. En esa alocución manifestó que no es bueno cambiar de caballo cuando se está vadeando un río”. Lo que siguió fue sangre y represión, a tal extremo que el PRD se vio forzado a retirarse de las elecciones.

La reelección del 1974 fue mucho más violenta, sangrienta y fraudulenta que la anterior, viéndose el PRD obligado a abstenerse. Dirigentes de izquierda como Maximiliano Gómez, Otto Morales, Guido Gil, Orlando Mazara y Amín Abel Hasbun, entre otros, fueron asesinados salvajemente.

Finalmente, en el 1978 la reelección fue derrotada por un PRD que bajo el liderazgo de Peña Gómez y la candidatura de don Antonio Guzmán conquistó el apoyo del pueblo y la solidaridad de la comunidad internacional.

Desde entonces, aunque defectuosa, tenemos una democracia y las reelecciones no se imponen a sangre y fuego, sino con el uso sin límite de los recursos del Estado. Por lo tanto, la corrupción es su soporte fundamental.

Igual que el 1978, el 2020 será un año de cambio de gobierno y de partido. La reelección no tiene ninguna posibilidad de materializarse. La prohibición de competir en las elecciones del 2020, que hizo consignar el mismo Danilo, en la reforma del 2015, procurando convencer a la gente que no volvería a intentar reelegirse, es la barrera insalvable que le impide extender su mandato.

Ahora, contrario al 2016, las condiciones son absolutamente desfavorables para la reelección. Cualquier intento de imponer otra reforma constitucional reeleccionista, además de ser fallido, pondría al presidente Medina de espalda a la sociedad y a la historia. El lo sabe más que nadie y no lo va intentar.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba