Editoriales Invitados

La relación de las AFP con sus afiliados

Según la presidente de la Asociación Dominicana de Administradoras de Fondos de Pensiones (ADAFP), señora Kirsis Jáquez, “las cuentas de los afiliados a las AFP (incluidos los fallecidos) no tienen fecha de expiración”.

¡Excelente aclaración a los gestores del sistema que sostienen que hace un tiempo expiraban a los dos años del fallecimiento del afiliado y se logró con las AFP llevarlo a siete años! ¿Falso o verdadero?

Despejada esa nebulosa, lo que queremos preguntar es ¿qué hacen los afiliados con que las cuentas no tengan fecha de expiración si el problema es que de cada diez solicitudes de pensión por sobrevivencia, les niegan ese derecho a seis?

¿Qué relevancia tiene que las Cuentas de Capitalización Individual estén garantizadas siempre -en las bolsas de las administradoras- si tras negar la pensión por sobrevivencia, nada se hace para devolver los fondos acumulados a los herederos del afiliado fallecido?

Poniendo las cosas claras, las AFP de República Dominicana tienen un negocio redondo: cobran una cuota obligatoria que en la inmensa mayoría de los casos los afiliados no las han elegido por voluntad, sino que han caído ahí como paquete; tienen márgenes de ganancia superiores a cualquier otro sistema en América y gozan de una acomodada supervisión que les permite administrar fondos ajenos con una holganza digna de un bazar árabe.

¿Saben las AFP dominicanas que en países donde se respeta la ley de seguridad social ninguna de sus similares se distrae a la hora de devolver a los familiares de un afiliado fallecido los fondos que les corresponden?

Tanto las administradoras como la Superintendencia de Pensiones, en un coro armonioso, afirman que las primeras hacen esfuerzos por localizar a los familiares de los afiliados fallecidos para dar la pensión de sobrevivencia o devolver los fondos acumulados, pero no los encuentran.

¡Ah caramba! Cualquiera puede pensar que en la empresa que los afilió a determinada AFP y donde trabajaba el afiliado fallecido, están todos los datos y las personas relacionadas que pueden facilitar la localización de los beneficiarios. ¡Pero parece que ese simple trámite no se hace!

No estamos para discutir si las cuentas están seguras en las arcas de las administradoras, lo que los beneficiarios quieren es que se otorguen las pensiones de sobrevivencia o se devuelva el fondo acumulado por el afiliado fallecido, como dispone la ley.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba